Santiago Abascal revalidará formalmente este fin de semana su liderazgo al frente de Vox durante cuatro años más, un camino que culmina sin haber tenido que medir sus fuerzas con ningún rival y con una reforma de los estatutos que amplían aún más el poder de la dirección nacional.

Sin prensa y con un número limitado de asistentes, Vox celebrará hoy su asamblea general para dar trámite a los asuntos formales. Será mañana cuando la formación ultraderechista celebre un mitin en Vistalegre en el que espera reunir a más de 9.000 personas. La asamblea general proclamará la reelección de Abascal como presidente después de que haya sido el único aspirante el sumar el número de avales requeridos, casi 5.000. Hubo otro aspirante a hacerle frente, pero no alcanzó el número de firmas necesarias.