El hemiciclo vacío, el senador Rafael Hernando con mascarilla y guantes de látex, al igual que ujieres y policías, un solo periodista y un entorno de pasillos fantasmales. Esa era la imagen que ayer presentaba el Senado, obligado a reunirse para dar el visto bueno al protocolo internacional que permitirá a Macedonia del Norte incorporarse a la OTAN. El trámite se resolvió en cinco minutos de insólita reunión, con solo cinco senadores en la sala y una votación telemática masiva desde casa de los otros 259. Solo 30 diputados, además de los ministros, seguirán hoy la comparecencia del presidente Sánchez en el Congreso para exponer las medidas aprobadas ante la crisis sanitaria.