El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, trató de surfear ayer una espinosa pregunta sobre las caceroladas registradas el miércoles durante el discurso televisado del Rey. En una rueda de prensa virtual desde La Moncloa, Iglesias fue taxativo: "En este país hay libertad de expresión. Cuando la gente quiere manifestar cívicamente, respetando, por supuesto, las condiciones del estado de alarma, su indignación ante situaciones que han molestado a muchos ciudadanos, este Gobierno siempre va a defender la libertad de expresión. Como responsable político de Unidas Podemos, mi posición es conocida, pero aquí estoy compareciendo como miembro del Gobierno de España", resaltó.

La respuesta de Pablo Iglesias evidencia el complejo equilibrio entre mantener su papel institucional y reafirmar su malestar, al frente de los morados, por la actuación del Rey Juan Carlos I. Tanto Podemos como el resto de socios de Unidas Podemos apoyaron las caceroladas del miércoles y criticaron que el Monarca no hiciera referencia en su discurso a las irregularidades que se imputan al Rey emérito.

Mientras desde las filas socialistas se ha preferido guardar silencio, desde el PP, sin embargo, pidieron ayer a Pedro Sánchez que exprese públicamente su apoyo a la Corona. Fue el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, el que tachó de "irresponsabilidad" que Podemos, aliado en el Gobierno del PSOE, esté "alentando caceroladas contra el Rey".

Montesinos recalcó que es momento de estar "todos unidos" para "vencer juntos" esta crisis sanitaria, en línea al mensaje que lanzó el monarca a los españoles. "Por eso no entendemos que el partido de Pablo Iglesias alentara ayer las caceroladas contra el jefe del Estado", declaró en un mensaje grabado en la sede del partido.

Según Montesinos, Iglesias "parece más preocupado en alentar esas caceroladas" y "por la puerta de atrás controlar el Centro Nacional de Inteligencia (CNI)" que en estar "a lo importante" en este momento, que es actuar ante la crisis del coronavirus.

También utilizó la calificación de "irresponsable" la presidenta de Ciudadanos y portavoz en el Congreso, Inés Arrimadas, que pidió unidad frente al "enemigo común" que ahora es el coronavirus. "No es momento de confrontación y partidismos, es momento de unirnos todos ante el enemigo común", escribió en Twitter.

"La cacerolada sin duda la merece él", sostuvo por su parte Santiago Abascal, el líder Vox, que añadió que el Gobierno aprovechó el decreto ley sobre medidas económicas en el estado de alarma para "incrustar" al vicepresidente segundo en la comisión delegada del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), aprovechando "la pandemia y el terror generalizado" de la ciudadanía.

ERC, PNV, EH Bildu, BNG, Compromís, JxCat y la CUP, es decir, todas las fuerzas independentistas y nacionalistas del Congreso, registraron ayer una nueva propuesta para investigar en el Congreso a la Monarquía. El objetivo es esclarecer "la trama vinculada a las presuntas ilegalidades cometidas por miembros de la Casa Real y las influencias políticas, diplomáticas y comerciales con Arabia Saudí", indican en el texto.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, lamentó lo que calificó de "ausencias curiosas" registradas entre los firmantes de la petición, en alusión al PSOE y a Unidas Podemos. Tampoco firmó la petición Más País. Fuentes de ERC precisaron que Íñigo Errejón está viendo cómo añadir su firma a esta propuesta presentada ayer.

En un vídeo, Rufián se felicitó de que haya "grupos muy diferentes" interesados en que se forme la comisión de investigación, pero lamentó las ausencias de Unidas Podemos y el PSOE. "Tendemos la mano" a ambas formaciones, dijo.

El pasado día 10, Unidas Podemos firmó junto a otros grupos, entre ellos ERC, una iniciativa en el Congreso para reclamar una comisión de investigación que esclarezca por qué el Rey emérito era beneficiario de una fundación offshore donde se ingresó una donación de 65 millones de Arabia Saudí. La propuesta parlamentaria no prosperó porque el PSOE, el PP y Vox lo evitaron con sus votos en contra en la Mesa.

La portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, afirmó que "es posible que haya un antes y un después" respecto a la Monarquía tras el actual escándalo y aseguró que, en privado, sectores del PSOE comparten esta indignación.

Hasta ahora, el Congreso, gracias a los votos del PSOE y el PP, ha rechazado siempre investigar a la Monarquía, bajo el argumento, avalado por los letrados de la Cámara, de que el artículo 56 de la Constitución señala que "la persona del Rey es inviolable y no esto sujeta a responsabilidad", una norma que también se haría extensible al monarca emérito.

Sin embargo, los firmantes de la petición de investigación pretenden que se investiguen posibles delitos de Juan Carlos I posteriores a su abdicación, ya que desde entonces su persona no es inviolable, simplemente está aforada y, como todo beneficiario del fuero, respondería ante el Tribunal Supremo.