La consejera de Sanidad de Aragón, Pilar Ventura, dimitió ayer en respuesta a las críticas de los sanitarios por afirmar en una comparecencia en las Cortes autonómicas que era un "estímulo" para los médicos que se tuvieran que hacer sus propios equipos de protección. Arropada por el presidente Lambán, Ventura aseguró que no puede continuar cuando sindicatos y profesionales sanitarios no la aceptan.

Su dimisión se suma a la de la directora general de Salud de Madrid, Yolanda Fuentes, por su rechazo a que el Ejecutivo regional pidiera incorporarse a la primera fase de la desescalada pese a no reunir las condiciones para ello, como después ratificó el Ministerio de Sanidad, a pesar de las quejas de Díaz Ayuso.