16 de mayo de 2020
16.05.2020
La Opinión de A Coruña

PP y Cs apuntalan sus gobiernos de coalición y rebajan tensiones en Madrid

Casado y Arrimadas consideran un "éxito" sus acuerdos y ratifican que acudirán en listas conjuntas a las elecciones del País Vasco

16.05.2020 | 00:52
Pablo Casado durante la videoconferencia con Inés Arrimadas.

Los máximos dirigentes del PP y de Ciudadanos, Pablo Casado e Inés Arrimadas, intentaron ayer echar agua sobre el incendio que tienen en la Comunidad de Madrid sus respectivos líderes autonómicos. Ambos partidos gobiernan en coalición y la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, y su vicepresidente, Ignacio Aguado, pasan por una grave crisis de confianza a raíz de las informaciones sobre al apartahotel de lujo que la jefa del Ejecutivo ocupa desde el 16 de marzo.

Casado y Arrimadas mantuvieron ayer por la tarde una reunión telemática de más de una hora de duración e informaron de ella en un comunicado conjunto para escenificar su sintonía. El balance de la colaboración en Madrid y en otros gobiernos autonómicos, escribieron, es "muy positivo" y el resultado de sus colaboración constituye un "éxito".

La relación de los líderes nacionales de ambas formaciones difiere mucho de la que mantienen en la capital Díaz Ayuso y Aguado. Fuentes del Gobierno regional señalan directamente al vicepresidente como responsable de la filtración de que la presidenta estaba confinada en un establecimiento de lujo en el centro de Madrid, perteneciente a la cadenas propiedad de Enrique Sarasola. El empresario cedió (de manera altruista, según insiste él mismo) seis hoteles para personal sanitario y personas mayores durante la pandemia. Pero la publicación en el portal de contratación de la Comunidad de un contrato de la Consejería de Políticas Sociales sobre la prestación de servicios sociosanitarios en los que aparecía como adjudicatario Room Mate, quebró todavía más la confianza entre ambos políticos.

Esa consejería está en manos de Ciudadanos y el contrato, según el Ejecutivo, fue un error. Estaba mal el adjudicatario y el importe, afirman. Tenía que ser de 240.443 euros y no de 565.749. Y debía poner Coordinadora del Tercer Sector en vez de Room Mate.

El consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, ordenó el cese del secretario técnico de sus departamento como responsable último del "error humano" de colgar el contrato. Pero esa decisión no satisface a la presidenta Díaz Ayuso, quien anunció una investigación y advierte de que "un consejero unilateralmente no puede destituir a un alto cargo". Fuentes de su equipo apuntaron a que el cese se debatirá en el Consejo de Gobierno de la próxima semana.

Con ello se congela la destitución del secretario técnico de Políticas Sociales y se ahonda una crisis gestada durante la pandemia y que se materializa en el malestar del PP con el consejero de Ciudadanos, al que se atribuye la responsabilidad de la gestión de las residencias de mayores, en las que se concentran un elevado porcentaje de las víctimas de la pandemia.

La presidenta madrileña mantuvo ayer su defensa de la decisión de seguir en el apartahotel, en la plaza de España, pese a la polémica. Reiteró que se fue allí tras saber que había contraído el virus, el 16 de marzo, para, según dijo, no contagiar a sus vecinos, vivir más cerca del despacho oficial y poder trabajar en un sitio acorde con la dignidad del cargo. Su piso es pequeño, añaden sus colaboradores.

En un mensaje en Twitter aseguró que su alojamiento actual no es "de lujo" ni es una "ganga" ni "el hotelero ha hecho negocios con la Comunidad". "Se trata de una campaña para ocultar el desastre en el que han metido a España: así no hay desastre, hay un apartamento", escribió. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, se sumó ayer a quienes desde el PP sostienen que todo se trata de una campaña contra Díaz Ayuso. La polémica continuará, como mínimo, hasta que deje su actual alojamiento, algo que, según fuentes del equipo de Casado, ocurrirá dentro de "unas semanas". Mientras llega ese momento, él y Arrimadas intentan mantener la buena relación entre ambos partidos, que se presentarán juntos en las elecciones autonómicas vascas.

Pese a las diferencias visualizadas en los últimos tiempos, los líderes de PP y Ciudadanos reafirmaron ayer que los acuerdos que permitieron configurar esos gobiernos "se están cumpliendo en todas las autonomías y municipios". Ambos ratificaron el pacto para la "defensa del constitucionalismo" en el País Vasco, por el que acordaron acudir juntos a las elecciones autonómicas que, previsiblemente, se celebrarán el próximo mes de julio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook