La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias autorizó ayer el traslado a Pamplona cuando las condiciones sanitarias por el coronavirus lo permitan de Francisco José Ramada Estévez, preso de ETA que se acogió a la vía Nanclares y que fue condenado por los secuestros del abogado Cosme Delclaux y el empresario José María Aldaya. También ha aprobado el traslado a Madrid de Íñigo Gutiérrez Carrillo y María Lizarraga Merino.

Sobre los tres el organismo dependiente del Ministerio del Interior asegura que han cumplido la legalidad penitenciaria. Ramada, que abandonó en 2010 la disciplina del colectivo de presos de ETA, será trasladado desde Murcia.