20 de mayo de 2020
20.05.2020
La Opinión de A Coruña

El Gobierno renuncia a prorrogar un mes la alarma para garantizar el apoyo de Cs

El Ejecutivo varía su estrategia al fracasar sus negociaciones con los grupos para una última prolongación de treinta días, pero aún precisa la abstención del PNV

20.05.2020 | 01:31
El Gobierno renuncia a prorrogar un mes la alarma para garantizar el apoyo de Cs

El Gobierno hubo de renunciar ayer a su pretensión de que la quinta prórroga del estado de alarma fuera por un mes ante la falta de apoyos parlamentarios. El Ejecutivo volvió así, ante el fracaso de sus negociaciones, a la fórmula de ampliar quince días la vigencia de esa figura constitucional para garantizarse el apoyo de Ciudadanos en el pleno de hoy en el Congreso y mantener el mando único en la gestión de la pandemia hasta el 7 de junio.

La intención del Gobierno era evitar nuevas penalidades parlamentarias con una prórroga que abarcara hasta que el 27 de junio la mayoría de los territorios hayan completado la desescalada. Sin embargo, a primera hora de la tarde de ayer, el Ejecutivo y Ciudadanos alcanzaron un nuevo pacto limitado a una quincena, como exigían los de Arrimadas para que sus diez diputados dieran el voto favorable. Con ello la prórroga saldrá hoy adelante en la Cámara Baja aunque por la mínima, toda vez que el PP dará el paso de la abstención al rechazo. Con los votos del PSOE, Podemos, Cs y minoritarios (Más País, Teruel Existe, Coalición Canaria y Compromís) sería suficiente, siempre que el PNV se abstenga. Pero las negociaciones con los nacionalistas vascos continúan para que vuelvan a apoyar, al tiempo que el Gobierno intenta que ERC pase del rechazo a la abstención. Este último movimiento se antoja más complicado, debido a los vetos entre Ciudadanos y republicanos. Acercar a unos supone alejar a otros.

Esa disyuntiva se hace más difícil de resolver después de que la formación de Arrimadas anunciara ayer que su acuerdo para respaldar al Gobierno incluye el compromiso de Sánchez de no reactivar la mesa de negociación entre el Gobierno y la Generalitat, el instrumento que el líder del PSOE pactó con ERC a cambio de su abstención en la investidura. "Gracias al papel de Cs, no se va a producir ninguna mesa de negociación con ERC ni los separatistas para dinamitar la igualdad entre españoles", señala el comunicado en el que Ciudadanos explica los términos del acuerdo. Tanto el Gobierno, a través de su portavoz, María Jesús Montero, como fuentes de los republicanos desmienten esa lectura y la mesa sobre el "conflicto político" en Cataluña se mantiene.

La decisión de Ciudadanos provocó la renuncia de Marcos de Quinto a seguir como diputado de la formación. Crítico con la posición de su partido desde el apoyo a la anterior prórroga, De Quinto, antiguo ejecutivo de Coca Cola y uno de los fichajes estrella de Albert Rivera, mantendrá hoy la disciplina de voto, dará el "sí" al acuerdo con el Gobierno y después renunciará a su acta parlamentaria.

En la Moncloa han dado por hecho que la prórroga saldría adelante a riesgo de que, de no hacerlo, la gestión de la pandemia se complicaría hasta niveles críticos. Cada autonomía podría tomar sus decisiones, sin tener capacidad para impedir, por ejemplo, que haya desplazamientos de una a otra. "Sería mucho más probable que hubiera rebrotes", sostienen en el Gobierno.

El Ejecutivo intentó atraerse apoyos sobre la propuesta de un estado de alarma "radicalmente diferente", según anunciaba la vicepresidenta Calvo, empezando por su duración de un mes. Ni ERC, ni Cs, ni el PNV veían con buenos ojos un período tan prolongado. La otra novedad que el ministro de Sanidad conservaría el mando único en su área, pero el resto de las "medidas serán aplicadas por quien ostente la presidencia de la comunidad autónoma, como representante ordinario del Estado en el territorio".

La medida supone un avance hacia la "cogobernanza", pero de momento no es suficiente para que ERC pase a la abstención, abandonando el bloque del "no" (formado entre otros por Vox y JxCat), que esta vez se verá ampliado por los 88 diputados del PP. "Facilitar la información para que otro decida no es cogobernanza. Ahora no estamos decidiendo conjuntamente", replicó el vicepresidente de la Generalitat y coordinador nacional de los republicanos, Pere Aragonès. "Una única autoridad mandando sobre todo no es la solución. Mientras continúe la recentralización, ERC no puede apoyar", añadió.

Más conciliador se muestra el PNV, que anticipa que habrá nueva prórroga. Su presidente, Andoni Ortuzar, espera que el último estado de alarma sea "de perfil bajo", para que tenga "el menor efecto posible" en el "retorno a la normalidad política e institucional".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook