El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, defendió ayer una reforma consensuada del sistema fiscal orientada a gravar a las grandes fortunas, aunque suavizó los términos de su propuesta tras reconocer que es algo que está más allá de las competencias de su departamento.

"A nadie, vote al partido que vote, le parece sensato que el 10 por ciento más rico de la población española concentre más riqueza que todo el 90 por ciento restante", expuso Iglesias. En base a ello, Pablo Iglesias pidió que de ese órgano parlamentario salga "una propuesta en la línea de reconstruir la justicia fiscal en España".

Iglesias pidió el apoyo de los grupos para construir en España un sistema fiscal "más progresivo" y defendió una Tasa de Reconstrucción, un impuesto de grandes fortunas, para que los que más tienen puedan "arrimar el hombro" tras la crisis del Covid-19.

El vicepresidente segundo se pronunció en estos términos en su comparecencia ante la comisión para la reconstrucción social y económica del Congreso, en la que los grupos abordan sus estrategias para hacer frente a la crisis y en la que él ha llevado su propuesta de reformar el sistema fiscal para hacerlo más progresivo.

"Estamos en un contexto adecuado para ello, en la medida en la que hoy es un amplísimo consenso en toda Europa que son necesarios instrumentos como una tasa de reconstrucción, un impuesto a las grandes fortunas, para que los que más tiene puedan arrimar el hombro", defendió Iglesias, cuyo grupo, Unidas Podemos, ha llevado la propuesta de crear esa tasa a la comisión.

Y consideró que hay un "enorme consenso" en España acerca de la necesidad de dotarnos de instrumentos de recaudación eficaces para sostener las medidas sociales y reconstruir la economía, y pidió acercarse a la media europea en la justicia fiscal.

A juicio de Iglesias, dotar a España de un sistema fiscal más progresivo es "la condición de posibilidad de la reconstrucción". No obstante, el también líder de Podemos señaló que no le corresponde a él detallar "los aspectos concretos" de la propuesta para reconstruir la justicia fiscal en España.

El vicepresidente segundo del Gobierno defendió además que las batallas principales contra el Covid-19 se jugarán en último término en la Unión Europea y por ello pidió defender una posición no de Gobierno sino de país.