02 de junio de 2020
02.06.2020
La Opinión de A Coruña

La ley del menor para proteger la infancia alargará la prescripción por pederastia

Fija la caducidad en los 30 años de la víctima - El anteproyecto incorpora el deber de denunciar y protocolos sanitarios en colegios

02.06.2020 | 01:51
La ley del menor para proteger la infancia alargará la prescripción por pederastia

Una vez que la epidemia del coronavirus parece contenida, el Gobierno quiere empezar a recuperar los proyectos legislativos que quedaron aparcados para frenar la amenaza sanitaria. Entre ellos, prevé aprobar la próxima semana o la siguiente el anteproyecto de ley de protección integral a la infancia, una norma que a priori cuenta con el apoyo de todas las fuerzas políticas, pero que debido a las repeticiones electorales, se ha ido retrasando, para disgusto de los colectivos que apoyan a la infancia. En España se interponen cada día más de 100 denuncias por casos en los que la víctima es un menor. Y estos datos suponen solo la punta del iceberg porque muchos niños no se atreven a exteriorizar que son objeto de acoso o abusos sexuales. Frente ello, la intención del Ejecutivo es aprobar una norma integral que convierta a la infancia en un colectivo de especial protección.

ELa caducidad: cuando la víctima tenga 30 años. Una de las principales peticiones de las víctimas de abusos sexuales es que se amplíe el plazo de prescripción de estos delitos, que en la actualidad caducan entre cinco y 10 años a partir de la mayoría de edad de la víctima. Y es que muchas personas no se atreven a denunciar hasta que han pasado décadas desde que sufrieron las vejaciones, lo que ha provocado que, por ejemplo, en el caso Maristas, de los 13 profesores denunciados, solo uno fuera a juicio y por cuatro de las 17 denuncias.

EA través de internet: nuevo castigo por incitar al suicidio. La norma crea nuevos delitos para castigar a quienes usen las nuevas tecnologías para incitar al suicidio, la autolesión o los trastornos alimenticios de los menores, así como actos de naturaleza sexual. Además, prevé que las autoridades judiciales retiren estos contenidos de internet para evitar la persistencia delictiva.

EÁmbito judicial: deber de denuncia y testifical única. El proyecto legal establece el deber de denunciar las situaciones de violencia ante la autoridad competente, una exigencia que se configura de forma más severa para los colectivos que tienen encomendada la asistencia, la enseñanza o la protección de los menores. Además, se regula de forma específica el deber de comunicación de contenidos en internet que constituyan una forma de violencia o abuso sobre los niños, sean o no delito. Asimismo, se obliga a que la víctima realice una única narración de los hechos ante el juzgado de instrucción.

ECentros educativos: un coordinador del bienestar. La ley establece la necesidad de establecer protocolos de actuación frente al acoso escolar, ciberacoso, acoso sexual, violencia de género y otras formas de violencia en los centros educativos, donde se creará la figura del coordinador de bienestar, así como en los centros sanitarios, deportivos y de ocio. También prevé que las fuerzas y cuerpos de seguridad dispongan de unidades especializas en la prevención y detección precoz. Por último, con el fin de tener una estadística más fiable, la ley crea un registro central de información.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook