05 de junio de 2020
05.06.2020
La Opinión de A Coruña
Crisis del coronavirus

La Iglesia pide un "salario familiar" junto al ingreso mínimo vital

Los obispos piden a los políticos que "pongan el acento en lo esencial y cultiven el bien común"

05.06.2020 | 15:44
El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello.

Los obispos españoles han propuesto incorporar un "salario familiar" al ingreso mínimo vital aprobado por el Gobierno, y piden que los migrantes en situación administrativa irregular puedan acceder esta prestación, porque "la intención" de este ingreso es "ayudar a los que están en situación más difícil".

"Por la importancia que está teniendo la familia en este momento, en las dificultades de llevar a los chavales a la escuela, en la atención a los mayores, en las dificultades para poder conciliar los trabajos y la vida familiar, la referencia del salario familiar sería interesante poder incorporarla a la perspectiva del ingreso mínimo vital", ha explicado el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, este viernes 5 de junio en una rueda de prensa telemática para presentar la Memoria de Actividades de la Iglesia.

Luis Argüello ha explicado que la figura del "salario familiar" fue propuesta por el Papa Juan Pablo II en una encíclica sobre el trabajo, en la que se refiere a la realización por parte de las familias de otro tipo de actividades no remuneradas como el cuidado de los hijos o de las personas mayores.

Estas actividades, según ha precisado el portavoz de los obispos, son "intangibles desde el punto de vista de cuantificación a través de un salario", pero "tienen una importancia muy grande, también económica" y son "valiosas para la vida social".

En concreto, según esta encíclica de Juan Pablo II, titulada 'Laborem Exercens' y publicada en 1981, el 'salario familiar' sería "un salario único dado al cabeza de familia por su trabajo y que sea suficiente para las necesidades de la familia sin necesidad de hacer asumir a la esposa un trabajo retribuido fuera de casa".

Argüello ha puntualizado que "esta búsqueda de transformar el ingreso mínimo vital en una perspectiva del salario familiar, de posibilitar el trabajo y una remuneración justa por él, pudiera colaborar a resolver otro tipo de problemáticas" como, por ejemplo, la "caída de la natalidad".

Por otro lado, los obispos se han mostrado a favor de que los migrantes en situación irregular puedan acceder al ingreso mínimo vital, tal y como han pedido las ONG después de ver que la medida excluye a estas personas.

"Es verdad que hay grupos sociales que parecen en principio excluidos de la posibilidad de acogerse al ingreso mínimo vital, si la intención de este ingreso es ayudar a los que están en una situación más difícil, evidentemente, nosotros pensamos que incluir aquellos que carecen de lo más necesario para vivir es muy importante", ha precisado Argüello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook