La Unión de Oficiales de la Guardia Civil Profesional criticó ayer que el "circo" de la política "salpica" el nombre del cuerpo. Así lo manifestó la asociación en una nota, con motivo del "aluvión de noticias" tras el "fulminante" cese del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos el pasado 25 de mayo.

La asociación no ahonda en si dicho cese fue "una programada reestructuración" o si, por otro lado, pudo producirse por parte del Ministerio del Interior "una suerte de llamadas e injerencias varias motivadas por la elaboración del conocido y famoso informe de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Madrid".

Injerencias

"Solo significar que en relación a las injerencias, deberá ser la autoridad judicial, llegado el caso, quién dirima en qué medida se pudieron producir", señala el colectivo. No obstante, la asociación resaltó que es "incuestionable" que en la "dialéctica circense" de algunos políticos "se están esgrimiendo discursos con el único fin de justificar su falta de moral, decencia y sentido de Estado formulando las bases de argumentarios que propician el caldo de cultivo necesario para generar fractura social y crispación" en la ciudadanía, situando "en el centro de la diana el buen nombre de toda la Guardia Civil".

La Unión de Oficiales criticó que se haya afirmado que el cuerpo es "una policía patriótica" o que un grupo de agentes "busca desestabilizar al Gobierno e incluso expresarse en términos como golpe de Estado".

"Seguramente no sea la imagen de la mejor gestión y del compromiso de Estado que ustedes si nos deben al conjunto de la ciudadanía de este país y que como cargos electos deberían de llevar no en su cartera, pero al menos si en algún espacio de su corazón de compatriotas", sentenció la Unión de Oficiales de la Guardia Civil.

Este miércoles, Pedro Sánchez respaldó al titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, frente a los ataques de la oposición, que achacó al desmontaje de la "policía patriótica" del PP. Un día después, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, aseguró que puede que "haya elementos reaccionarios dentro" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que "asuman como propio el discurso que invita al golpe de Estado" que alienta la "derecha política".