13 de junio de 2020
13.06.2020
La Opinión de A Coruña

Gobierno y Cs afianzan sus coincidencias en las medidas ante la emergencia sanitaria

Pese a la actual cercanía, el Ejecutivo no cuenta con la formación de Arrimadas para el Presupuesto

13.06.2020 | 00:36
El portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, y la vicepresidenta Carmen Calvo, ayer en la reunión.

Los constantes contactos entre el Gobierno y Ciudadanos para hacer frente al coronavirus tuvieron ayer su plasmación en un encuentro oficial, con foto incluida. En la primera cita de este tipo entre el Ejecutivo y un partido de la oposición desde que estalló la pandemia, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y el portavoz adjunto de los naranjas, Edmundo Bal, entre otros asistentes, constataron su sintonía en las acciones ante la emergencia sanitaria. Pero no fueron más allá, según explican ambas partes. No se abordaron los próximos Presupuestos Generales del Estado, que la Moncloa quiere tramitar sin prisa, para su probable aprobación el año que viene, una iniciativa con la que no parecen contar con Cs.

A primera hora de la mañana, justo antes de reunirse con los liberales, Calvo alabó la actitud del partido que lidera Inés Arrimadas, que apoyó las seis prórrogas del estado de alarma y votará a favor del decreto de nueva normalidad, pero al mismo tiempo marcó distancias, dejando claro que una cosa son las acciones para frenar la pandemia y otra las cuentas públicas. Una vez se acabe la crisis, dijo la vicepresidenta en Canal Sur, "todo volverá a la diversidad ideológica" anterior. Es decir, el Gobierno buscará para los Presupuestos al bloque que permitió la investidura de Pedro Sánchez, el pasado enero. Aun así, no se descarta un acercamiento a Cs en este ámbito, en el caso de que ERC, cuyo comportamiento según la Moncloa tiene mucho de imprevisible y viene dictado por su rivalidad con JxCat (y más ahora, con las elecciones catalanas acercándose), acabe descolgándose. La hipotética alianza con Cs para las cuentas sentaría muy bien en sectores del PSOE que recelan de los republicanos, sobre todo varios de sus presidentes autonómicos, pero el Ejecutivo la considera muy improbable. El principal obstáculo es la dificultad de poner de acuerdo a los liberales con formaciones como Unidas Podemos, socio de coalición, y el PNV.

La reunión de ayer, que se prolongó durante dos horas, sirvió para revisar los acuerdos alcanzados con Cs en las últimas semanas, en el marco del estado de alarma. "Ambas partes constataron el cumplimiento de lo pactado y se emplazaron a seguir manteniendo un diálogo constructivo. Hubo un acuerdo para analizar las reformas necesarias que mejoren el sistema de salud pública y establecer mecanismos que permitan a España protegerse ante posibles rebrotes de la pandemia", según un comunicado del Ejecutivo. "Por ahora, el Gobierno cumple", dijo Bal después, con una actitud muy distinta al del exlíder del partido, Albert Rivera, que rechazó reunirse con Sánchez en un par de ocasiones. "Reunirse en democracia no es facultativo; es obligatorio. Con la situación en la que se encuentra el país, no puede uno no sentarse", añadió el portavoz adjunto de Cs, anunciando que habrá una nueva cita en julio. Pero Bal también quiso subrayar su condición de partido de oposición. "No somos socios de este Gobierno. Este nos parece un Gobierno 'frankenstein', malo para España, que nosotros hoy no votaríamos", señaló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook