Los barones del PP prefieren el pacto al enfrentamiento, y algunos, como el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, incluso se atreven a recomendar una "desescalada verbal" a la portavoz del partido en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, y a la propia formación. No es un rechazo frontal a la estrategia de confrontación escogida por Pablo Casado para entrar en la "nueva normalidad", pero esta vez las palabras casi dicen más que los hechos. Mañueco aconseja al líder del PP que pacte con Pedro Sánchez los "aspectos fundamentales" de los presupuestos del año que viene, los de la reconstrucción.

Para el mandatario de Castilla y León, "ese el camino que tenemos que seguir: diálogo, entendimiento, mano tendida. Es fundamental que las principales fuerzas políticas nacionales que están en el espacio de la moderación y de la prudencia seamos capaces de entendernos, si no en lo global, al menos en algunos aspectos fundamentales sobre impuestos y recuperación económica", explicó, en lo que parece a todas luces un mensaje a Casado para que modera su discurso.

Fernández Mañueco firmó el miércoles un acuerdo por la reconstrucción con todos los partidos con representación en el Parlamento regional (Cs, PSOE, Podemos y la agrupación Por Ávila). Y ayer el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea (Cs), aseguró que los integrantes del Ejecutivo autonómico (PP y Cs) han sido "extensamente felicitados" por las direcciones nacionales de sus respectivos partidos por el pacto alcanzado con el resto de las formaciones que se sientan en las Cortes.

Eso sí, para que sus palabras no fueran solo una llamada a la moderación a Casado, Fernández Mañueco recomendó al presidente del Gobierno que "levante el teléfono" y llame al líder del PP, en la creencia de que este gesto "puede favorecer" que haya un mejor clima para un acuerdo a nivel nacional, similar al alcanzado en la comunidad castellanoleonesa entre el PSOE, PP, Cs y Podemos.

En un primer gesto de acercamiento, el PP asumió el miércoles la propuesta lanzada el día anterior en el Senado por Sánchez, para crear una comisión mixta de diputados y senadores que evalúe el impacto en España de la pandemia del coronavirus, y ayer estaba previsto que se registrase en la Cámara alta una iniciativa para ponerla en marcha.

Además, la diputada del PP y exministra de Sanidad Ana Pastor ofreció a los socialistas un pacto de Estado por la Sanidad que incluya "todas aquellas reformas estructurales" que sirvan para mejorar la gobernanza del sistema sanitario y para que "no haya agujeros" por los se ha "escapado el control de la pandemia del Covid-19".