25 de junio de 2020
25.06.2020
La Opinión de A Coruña
Custodia compartida

El CGPJ pide regular "de manera clara" la custodia compartida de los hijos

El poder judicial insta a crear jueces y fiscales especializados y más coordinación entre juzgados

25.06.2020 | 17:10
Varios niños juegan en un parque.

El Consejo General del Poder Judicial ha pedido una reforma legal para "regular de manera clara" la custodia compartida de los hijos, que prevea jueces y fiscales especializados y más coordinación entre juzgados para garantizar la seguridad de los menores en casos de violencia machista o doméstica.

El Pleno del órgano de gobierno de los jueces realiza esta petición con ocasión de la aprobación de una guía de criterios de actuación para decidir sobre la custodia de los hijos en procesos de separación, divorcio o ruptura de la pareja, según informa el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) .

El CGPJ señala que la ley debe establecer los criterios para determinar cuándo puede adoptarse el régimen de custodia, cómo han de organizarse los tiempos de estancia con cada progenitor, las contribuciones de los progenitores a los alimentos de los hijos y cómo debe resolverse el uso del domicilio familiar si se opta por la guarda compartida.

Añade que ha de fijar las pautas que permitan establecer el tipo de custodia más adecuado, regular los supuestos de cambio de lugar de residencia del progenitor que tiene asignada la guarda y mejorar la regulación sobre pago de alimentos y gastos en general, así como sobre el destino que deberá darse a la vivienda que constituía el domicilio familiar tras la ruptura.

El Consejo propone establecer la obligación para las partes en un proceso de familia de aportar un plan de parentalidad que regule de forma concreta y precisa el modo en que los progenitores proponen organizar el cuidado y atención de los hijos y acortar los tiempos en la tramitación de estos procesos.

Además, establece ya en su guía unos criterios que los jueces deben valorar.

Así señala que "la custodia compartida no debe entenderse como un reparto aritmético de los tiempos de convivencia de los hijos con cada progenitor sino como ejercicio efectivo de una coparentalidad responsable".

"El objetivo no es repartirse el tiempo a partes iguales sino equiparar la dedicación a los hijos e hijas en términos de tiempo y esfuerzo y crear un vínculo afectivo que les permita mantener tanto el referente materno como el paterno", añade.

El CGPJ destaca la necesidad de que los jueces "den a la audiencia de los niños y las niñas la relevancia que se le reconoce en la legislación interna y en los tratados internacionales".

Además, que valoren la actitud de cada progenitor a la hora de asumir sus responsabilidades, su disposición para llegar a acuerdos con la otra parte que se refieran a hijos e hijas y su capacidad para mantenerles fuera del conflicto de pareja.

En cuanto a su petición de más coordinación entre juzgados en casos de violencia machista o doméstica advierte de que las resoluciones dictadas en el procedimiento civil de familia quedan incompletas sin la información sobre la marcha del proceso penal.

Destaca que la misma resulta imprescindible para adecuar las medidas relativas a la custodia de los hijos y evitar situaciones que incrementen el riesgo.

La guía propone el establecimiento de un identificador único para cada unidad familiar en todo el territorio, que se trataría de un sistema similar al de las "historias clínicas" médicas al que pudieran acceder los órganos judiciales, siempre con las medidas necesarias para la protección de los datos personales.

Aclara que "de acuerdo con la evolución de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, la mera existencia de una denuncia por violencia de género no resulta suficiente para denegar la posibilidad de una guarda compartida".

No obstante, "si existe una situación de violencia estructural, se excluirá la guarda compartida aunque no exista condena penal firme".

Además, "si el menor ha presenciado los hechos denunciados no existe justificación razonable alguna para establecer o mantener una guarda compartida, pues se ha producido un ataque a su integridad moral y al desarrollo de su personalidad".

Y "la estimación de la orden de protección tras una denuncia también debe excluir la posibilidad de atribución de la guarda compartida o exclusiva en favor del investigado", agrega. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook