La sala de instrucción del Tribunal de Apelación de París autorizó ayer que el histórico dirigente etarra José Antonio Urrutikoetxea, conocido como Josu Ternera, salga de la cárcel y quede bajo arresto domiciliario con un brazalete electrónico para controlar sus movimientos. Asimismo rechazó la entrega a España de Josu Ternera por crímenes de lesa humanidad.

La corte estimó que en la información española recibida hay "imprecisiones" tanto en la calificación de los hechos reprochados como en su fecha. La vista incluía tanto esa euroorden como una demanda española de extradición por el asesinato en 1980 del directivo de Michelín Luis Hergueta.