El presidente de la Generalitat, Quim Torra, pidió ayer rehuir polémicas sobre el catalán y defender una lengua en positivo, "para prestigiarla" y como factor de cohesión.

Lo dijo en Montserrat durante la rueda de prensa de presentación del programa Camins del català, una iniciativa de la Dirección General de Política Lingüística para difundir y dar proyección a rutas que tengan como eje el catalán, según un comunicado de la Generalitat.

Definió la lengua como el nervio de una nación, y "si falla, falla todo", por lo que lamentó la situación que atraviesa, que considera delicada, y solicitó a ciudadanía e instituciones un esfuerzo colectivo para normalizar su uso social y prestigiarla.

Torra presentó el proyecto Camins del català como una iniciativa cultural que puede ser también "un buen punto de partida de turismo cultural". Por eso recordó que una de las prioridades del Govern para este verano es potenciar el turismo, uno de los sectores más afectados por la crisis de la Covid-19. También recordó que el Govern ha impulsado la campaña turística Catalunya és casa teva, "la inversión más importante en promoción turística que se ha hecho hasta ahora en el país en una campaña": 7,4 millones de euros.