La Casa del Rey rechazó a finales de marzo del pasado 2019 abrir cualquier canal de comunicación con Corinna Larsen sobre las presuntas irregularidades financieras del rey emérito, así como sus "insinuaciones" para implicar a Felipe VI, según adelantó ayer El Mundo.

El medio ha tenido acceso a la carta con la que el 21 de marzo de 2019 el jefe de Casa del Rey, Jaime Alfonsín, responde a una anterior del bufete londinense que representa a la empresaria y examiga del rey Juan Carlos.

"Ni Su Majestad el Rey ni esta Casa tienen conocimiento, participación o responsabilidad alguna en los presuntos hechos que menciona, por lo que carece de toda justificación lícita su involucración en los mismos", destaca el jefe de Casa del Rey.

Larsen pidió establecer un canal de comunicación con la Jefatura del Estado para hablar sobre dichos movimientos financieros de Juan Carlos y ante el intento de implicar a Felipe VI en ellos. Pero la Casa del Rey rechazó ambos extremos, y advirtió a la empresaria de posibles "acciones judiciales" frente a "insinuaciones y advertencias a Su Majestad el Rey".

Días antes, Corinna Larsen mencionó en esa misiva la recepción de regalos de los que se habría beneficiado Felipe VI o la petición de devolución de 65 millones de euros que supuestamente el Rey emérito le había entregado.

El líder del PP, Pablo Casado, dijo el pasado viernes que confía en la presunción de inocencia del Rey emérito, y acusó al Gobierno de Pedro Sánchez de poner la "atención" en este asunto justo cuando "tenía encima un escándalo mayúsculo" con su vicepresidente, Pablo Iglesias, y el caso Dina.