El primer partido en sentarse en el banquillo de los acusados como persona jurídica ha salido bien parado. La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado en todos sus extremos la sentencia de un juzgado de lo Penal que absolvió al PP del delito de daños informáticos por el que se enfrentaba a una multa de hasta 10,8 millones por destruir los discos duros de los ordenadores que el extesorero Luis Bárcenas guardaba en la sede central del partido, en la calle Génova.

La sentencia, que ya es firme, era la esperada por las dificultades que plantea la revocación de una absolución basada en cómo valoró la prueba el juez que la dictó. Pese a ello, el PP, a través de su responsable de Justicia, Enrique López, la esgrimió para pedir al PSOE y a Podemos que, "como mínimo, reconozcan el error en las injurias y calumnias que han vertido" contra el PP.

Espionaje

Por otro lado, el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha vuelto a posponer la declaración del ex número dos de Interior durante la etapa de Jorge Fernández Díaz en la operación Kitchen para espiar a Bárcenas. Francisco Martínez ya le había anticipado que se acogería a su derecho a no declarar al seguir secreta gran parte de la causa en la que está imputado.