El exsecretario general del Partido Comunista de España (PCE) y excoordinador general de Izquierda Unida (IU) Paco Frutos (Calella de la Costa, 1939) falleció ayer a los 80 años a causa de un cáncer.

Nacido en la última etapa de la guerra civil en una familia campesina, trabajó en el campo hasta los 25 años y después en la metalurgia y el textil. Durante el franquismo estuvo seis meses en la cárcel Modelo de Barcelona. En 1963 empezó su carrera política en el Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC), donde fue miembro del comité central y comenzó a organizar Comisiones Obreras en Catalunya (CONC). En las primeras elecciones democráticas obtuvo su escaño en el Parlament de la mano del PSUC.

Las trifulcas internas le llevaron a mudarse a Madrid y desde entonces ocupó diferentes cargos en la dirección del PCE, hasta que en 1998 fue elegido por unanimidad secretario general del partido sucediendo a Julio Anguita, de quien fue amigo y principal valedor.

En la primera Asamblea de Izquierda Unida (IU) celebrada en 1989, Frutos fue elegido miembro de la presidencia colegiada, sustituta de la anterior presidencia única que ocupaba Iglesias, y en 1992, durante el tercer cónclave de la coalición, consiguió entrar por primera vez en el Consejo Político Federal en el que se ha mantenido hasta ahora.

Diputado en el Congreso de los Diputados desde 1993, dio el salto definitivo a las portadas de los periódicos cuando una dolencia cardiaca de Anguita hizo que Frutos, a petición del coordinador general, lo sucediera.

Frutos centró sus esfuerzos en alumbrar un acercamiento entre IU y el PSOE que invistiera a Joaquín Almunia para despojar al PP de la Moncloa con la que pretendía ser la primera coalición de izquierdas en el Gobierno. "Fue una derrota sin paliativos", reconoció Frutos.

En el 2000, por el mal resultado electoral de su partido tras el pacto con el PSOE, perdió frente a Gaspar Llamazares en la pugna interna por ser coordinador general de IU, su última gran apuesta personal tras casi 40 años de carrera política.

Tras haber relevado por dos veces a Julio Anguita en el liderazgo del PCE y en el cartel electoral de Izquierda Unida, Frutos optó sin éxito al liderazgo de la coalición aun a costa de su amistad con Anguita. Años después, en el 2008, dio su último gran paso atrás en la política al anunciar que no se presentaría a la reelección como secretario general del PCE en el congreso del 2009. En noviembre de ese año le sucedió en el cargo José Luis Centella.

Volvió a las calles después de un tiempo alejado de la política de la mano de Societat Civil Catalana tras la Declaración Unilateral de Independencia, con el afán de criticar a algunos sectores de la izquierda por ser "cómplices del nacionalismo": "Yo soy un botifler", clamó en octubre del 2017 en Barcelona, unas declaraciones que le costaron la reprobación del PCE.

La izquierda española lamentó su muerte. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo recordó como un político comprometido con la "democracia, los derechos de los trabajadores y los valores del socialismo". Llamazares lo definió como un "luchador por las libertades y cabeza de cartel en los momentos más difíciles".