Grupos de personas lanzaron en la madrugada de ayer botellas y otros objetos a la Policía Municipal de Alsasua, a la Policía Foral y a la Guardia Civil.

En torno a la 1.00 de la madrugada, la Guardia Civil recibió una solicitud de apoyo de la Policía Municipal. Varias patrullas accedieron a la plaza, donde encontraron a unas 300 personas, que comenzaron a lanzarles objetos y volcar mesas de terrazas y contenedores. Resultó dañado un vehículo de la Guardia Civil y quemados tres contenedores.