20 de septiembre de 2020
20.09.2020
La Opinión de A Coruña

Iglesias se marca como objetivo dejar a Ciudadanos al margen de los Presupuestos

El líder de Podemos defiende ante el consejo estatal de su partido el "avance" hacia un "horizonte republicano" sin fijar plazos - Se propone poner fin al "modelo centralista"

20.09.2020 | 02:05
Pablo Iglesias, ayer durante el Consejo Ciudadano de Podemos.

El acuerdo del PSOE y de Unidas Podemos para los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 está ya próximo. Es la batalla política más importante para el Ejecutivo. Hacia fuera, porque lograr aprobarlos le dotará de la estabilidad que necesita, y hacia dentro, porque se libra un fuerte pulso entre los socios. Los socialistas no quieren cerrar puertas, ni a ERC ni a Ciudadanos. Y los morados persiguen afianzar el bloque de investidura.

Pablo Iglesias quiere sacar a los naranjas de la ecuación. Es más, cree que lo conseguirá. El vicepresidente segundo se lo trasladó ayer a sus compañeros de Podemos en la reunión telemática del consejo ciudadano estatal. "Muy pronto" Pedro Sánchez y él presentarán el borrador de Presupuestos, avanzó. "Y os adelanto que a quienes forman el bloque de la gobernabilidad con la extrema derecha no les va a gustar", vaticinó, en clara alusión a Ciudadanos.

El jefe de los morados estima que el proyecto espantará a Inés Arrimadas porque dejará ver la "influencia" de Podemos, porque serán unos PGE "ambiciosos", expansivos y con "algunos avances en materia de justicia fiscal".

El vicepresidente subrayó que en estas semanas se constató la "disposición" de los socios de investidura, ERC y Bildu, así que "depende fundamentalmente del Gobierno" sacar las cuentas con la mayoría que dio a Sánchez el poder, "la única mayoría que puede dar estabilidad a la legislatura y sentido histórico a años que van a ser de reconstrucción". Es la vía, agregó, que "desean" los votantes de izquierdas.

Sin embargo, nada está cerrado para el PSOE, y su voluntad es sumar apoyos transversales, como ha venido reiterando Sánchez. Hacienda acepta ajustes en algunas figuras fiscales, pero no una subida de impuestos, tanto por el contexto, de crisis provocada por el covid, como por razones políticas: no ahuyentar a Ciudadanos.

La Corona centró también la corta intervención de Iglesias. El jefe de Podemos sostuvo que es momento de "audacia", de poner sobre la mesa la necesidad de que España "avance" hacia una "nueva república". Confirmaba así, una vez más, su deseo de marcar distancias con el PSOE en una cuestión sensible para su parroquia electoral. El "horizonte republicano", siguió, significa fortalecer los servicios públicos, la igualdad, la cultura, y "dejar atrás" un modelo económico basado en la "especulación inmobiliaria y en la exclusividad del turismo", de los que fue "eficaz promotor" la Corona.

Para Iglesias, la Monarquía "ya no representa la oportunidad de negocio de los sectores empresariales más dinámicos" y esa "disociación" de intereses revela, a su juicio, el "agotamiento" de la institución. Ese horizonte republicano, defendió, serviría de "escenario" para la superación de la crisis territorial y para construir un país "más federal, más confederal", que reconozca la "plurinacionalidad" de España y que ponga fin al "modelo centralista encarnado por la Monarquía". "Trabajar alianzas para avanzar hacia este horizonte republicano debe ser una de las tareas fundamentales de Podemos en los próximos tiempos", apremió, sin fijar plazos ni concretar más, pero animando a la militancia a participar en ese proyecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook