03 de octubre de 2020
03.10.2020
La Opinión de A Coruña
Casa Real

Juan Carlos I: dos meses en el centro del debate político

El rey emérito se marchó a Emiratos Árabes tras darse a conocer sus presuntos negocios irregulares

03.10.2020 | 12:26
Juan Caros I junto a la reina Sofía, en una foto de archivo.

Dos meses han transcurrido desde que el rey Juan Carlos abandonara España rumbo a Emiratos Árabes Unidos debido a sus presuntos negocios irregulares y en los que la Corona se ha situado en el centro del debate político por las críticas vertidas hacia Felipe VI por parte de los ministros de Unidas Podemos.

En medio de la grave crisis generada por la pandemia, la marcha de Juan Carlos I y la polémica por la ausencia de su hijo en el acto con los nuevos fiscales en Barcelona han provocado que la monarquía se haya consolidado como elemento de discusión entre los partidos.

Desde que la casa real comunicara que el rey emérito había volado a Abu Dabi, dos semanas después de que se anunciara su traslado "en estos momentos" fuera de España el 3 de agosto, no ha trascendido ningún detalle de la situación en la que se encuentra el padre de Felipe VI.

Todo apunta a que está hospedado en un hotel de lujo del emirato blindado al acceso de la prensa, por lo que no se ha visto ninguna imagen suya en el complejo turístico.

Del entorno del rey Juan Carlos, su íntimo amigo, el regatista Pedro Campos, ha revelado que mantiene contacto con él "de cuando en cuando" para hablar principalmente de vela y de la última competición en la que participó el 'Bribón' a mediados de septiembre.

"Ojalá pueda venir a la siguiente", ha deseado Campos con vistas a la siguiente regata, prevista a mediados de octubre en Sanxenxo (Pontevedra), donde hizo su última escala en España antes de su marcha a Abu Dabi para cenar con Campos y los miembros de la tripulación.

Otro de sus estrechos amigos, el empresario dominicano Pepe Fanjul, también ha expresado su confianza en que el rey Juan Carlos pueda regresar lo antes posible al Palacio de la Zarzuela.

Felipe VI no ha hecho ningún comentario sobre su padre en estos dos meses y solo su hermana, la infanta Margarita, se ha limitado a señalar que, en un contacto que mantuvo, le dijo que "estaba bien".

La reciente muerte del emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah, abrió la posibilidad de que Juan Carlos I se desplazara a este país, cercano a Emiratos Árabes Unidos, a transmitir su pésame. Sin embargo, a las exequias, celebradas a puerta cerrada, solo acudieron los miembros de la familia real y algunas autoridades kuwaitíes como precaución frente al coronavirus.

Tras el ruido que originó la falta de noticias sobre su paradero hasta que se conoció que se había ido a Abu Dabi, el Gobierno ha marcado distancias con el anterior jefe del Estado. "Salió de España como un ciudadano privado, sin apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores", dijo hace unos días la jefa de la diplomacia, Arancha González Laya, para quien el caso "no preocupa excesivamente para la imagen de España".

Según el secretario de Estado de España Global, Manuel Muñiz, la mayor parte de la cobertura internacional sobre la marcha de don Juan Carlos "se ha limitado a su figura personal", sin afectar a la Corona.

El rey Juan Carlos no ha dado pistas de si tiene intención de regresar a España en próximas fechas.

Investigación

Por de pronto, la Fiscalía del Tribunal Supremo ha notificado que va a proseguir la investigación abierta el pasado mes de junio sobre el presunto pago de comisiones en la construcción del AVE a La Meca para determinar la posible relevancia penal desde junio de 2014, cuando el rey emérito abdicó y perdió la inviolabilidad.

El fiscal Juan Ignacio Campos quiere recabar información de las indagaciones que está desarrollando la Justicia suiza antes de fijar sus conclusiones.

Mientras el rey emérito permanece oculto en Abu Dabi, Felipe VI ha vivido en los últimos días uno de los peores momentos de su reinado al verse envuelto en la polémica por su ausencia en el acto de Barcelona a instancias del Gobierno para "velar por la convivencia" en Cataluña.

Las acusaciones de los ministros Pablo Iglesias y Alberto Garzón de que el rey ha roto la neutralidad y ha maniobrado contra el Gobierno han alimentado la discusión entre partidarios y detractores de la Corona.

A pesar de la controversia, Felipe VI ha mantenido su agenda oficial centrada en la pandemia y sus consecuencias, que es "lo que le preocupa", como apuntó el expresidente del Gobierno Felipe González tras coincidir con él el jueves en el Foro La Toja, en Pontevedra.

"No se le nota. Es muy profesional", ha comentado a EFE una persona que charló con el rey en este evento y que no percibió un cambio de comportamiento, a pesar de verse envuelto en la polémica política.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook