22 de octubre de 2020
22.10.2020
La Opinión de A Coruña
Crisis del coronavirus

El Gobierno aplaza la decisión de aplicar un toque de queda

Ejecutivo y autonomías avanzan hacia el acuerdo pero queda aclarar si es necesario declarar la alarma

22.10.2020 | 07:02
Sanidad busca la fórmula jurídica para implantar el toque de queda.
El Gobierno aplaza la decisión de aplicar un toque de queda

Los contagios siguen encadenando máximos en España, con 20.986 casos notificados este jueves y récords en muchas autonomías que, con la abstención de Madrid y País Vasco, han aprobado las nuevas restricciones planteadas por Sanidad, que ha aplazado el toque de queda nocturno en busca de concreciones y un mayor acuerdo sobre el marco jurídico para su aplicación.

El toque de queda, en vigor en Francia, Bélgica o Italia, cuenta con el apoyo de la mayoría de comunidades, si bien falta por concretar el horario (se baraja uno entre la medianoche y las 6 de la mañana) y, sobre todo, el instrumento que le dé cobertura legal, más allá del estado de alarma, como inicialmente defendía el Gobierno.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha precisado que Castilla y León ha planteado por escrito la aplicación del toque de queda, que defienden de forma particular la Comunidad Valenciana y la de Castilla-La Mancha, pero que también apoyan otras comunidades.

La Junta de Andalucía se ha anticipado, por su parte, y ha acordado este mismo jueves promover el toque de queda en Granada (con una incidencia de más de 900 casos) y en treinta municipios de su área metropolitana entre las once de la noche y las seis de la mañana, si así lo ratifica el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Aplazado el toque de queda nocturno generalizado o parcial, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha aprobado las "Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de COVID-19", que establece criterios comunes, niveles de riesgo y medidas a adoptar para afrontar la evolución de la epidemia en cada territorio.

En las zonas de más incidencia de casos de coronavirus se limita hasta las 23.00 horas la apertura de todos los establecimientos no esenciales, como bares y tiendas, y se recomienden a sus habitantes salir de casa "solo lo necesario".

Todas las comunidades han votado a favor, con la excepción de Euskadi y Madrid, que se han abstenido a falta que se les facilite el documento definitivo. Fuentes de la Comunidad de Madrid consideran que el documento llega "cuatro meses tarde", lo mismo que critican los expertos.

La nueva metodología se pondrá en marcha con más de un millón de contagios diagnosticados mediante pruebas PCR y con una incidencia en España por 100.000 habitantes de 348,99 casos y 10 autonomías por encima de esa media, encabezadas por Navarra (1.058), seguida de de Aragón (629), La Rioja (601), Castilla y León (532), Cataluña (429) y Madrid (427).

En una jornada de coincidentes titulares políticos, que hablan de una ruptura de Casado con Vox en el debate de la moción de censura a Sánchez por el partido de ultraderecha, el SARS-CoV-2 causante de la covid-19 ha sumado casi 21.000 nuevos casos con máximos de la pandemia en Navarra, Castilla-León, País Vasco, Asturias y Cantabria.

Ante estos datos, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha expresado "muchísima preocupación" y ha reiterado que las semanas que vienen serán "duras".

Illa: "La segunda ola no es una amenaza, es una realidad". Agencia ATLAS / EP

Por su parte, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que hace una semana hablaba de estabilización, ha reconocido que la evolución no es buena: "Estamos yendo hacia arriba, aunque un poco más despacio que los países europeos".

El número de personas hospitalizadas asciende a 14.160 (11,8 %), 1.966 de ellas ingresadas en la UCI (21,8 %). La cifra de fallecidos, con los 570 de los últimos siete días, se eleva a 34.521, según el recuento oficial, que sólo concreta los que previamente han sido diagnosticados, si bien el exceso de mortalidad desde marzo supera ya los 60.000 decesos.

Simón ha asegurado que no hay riesgo inminente de colapso de la actividad hospitalaria, pero ha reconocido que le preocupa que la expansión de contagios de la covid-19 pueda limitar la actividad rutinaria de los centros, como sucedió la primavera pasada.

En el carrusel de medidas restrictivas que cada día anuncian las comunidades autónomas hay que contabilizar este jueves el confinamiento perimetral de Navarra, avalado por el Tribunal Superior de Justicia, y el cierre de la hostelería a las 10 de la noche y la limitación del aforo al 50 por ciento en las ciudades de Sevilla, Córdoba y Jaén.


"No hay un consenso amplio"

Illa ha reconocido que "no hay todavía un consenso amplio" para aplicar el toque de queda, por lo que la medida se seguirá valorando con la comunidades autónomas en futuras reuniones del Consejo Interterritorial.

El ministro ha valorado el grado de confianza de todos los que forman parte del Consejo, en el que las discusiones son "muy francas y muy amplias", requisito para tomar las mejores decisiones en un contexto "francamente complejo".

Illa ha insistido en que cada consejero ha manifestado "con mucha franqueza" su opinión sobre el toque de queda y ha explicado que no se ha estudiado cuál es el instrumento jurídico adecuado para implementar esta medida, por lo que el debate se ha centrado en si era o no adecuada: "Nos hemos emplazado para seguir valorándola", ha manifestado.

Simón defiende aplicar el toque de queda 

Simón, por su parte, se ha mostrado partidario de aplicar el toque de queda porque, a su juicio, puede favorecer el control de la transmisión del coronavirus.

De hecho, el toque de queda ha sido uno de los temas abordados en la reunión del CISNS, donde, a pesar de que no se ha llegado a un acuerdo, sí se ha observado que hay una clara mayoría de comunidades autónomas a favor de que este toque de queda se implemente a nivel nacional a falta de dirimir bajo qué amparo jurídico puede acometerse.

Simón: "A nivel general, la situación en España empeora". Agencia ATLAS / EP

En este sentido, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha comentado que el toque de queda es una medida que puede ayudar a reducir la transmisión del coronavirus, la cual se está produciendo en su mayoría en unos ambientes "concretos", como son las reuniones sociales.

"Hemos controlado la transmisión entre los temporeros, en los ámbitos de mataderos y empresas cárnicas y se ha conseguido evitar que la vuelta al colegio tenga un impacto excesivo en la evolución de la pandemia. Ahora la transmisión se produce en ambientes concretos que hacen que limitar la movilidad nocturna pueda favorecer el control de la transmisión", ha zanjado Simón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook