El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tuvo un encuentro en calidad de dirigente del Partido Socialista en la tarde de ayer con el líder opositor venezolano Leopoldo López, a quien recibió en la sede del PSOE en Madrid. Fue la propia formación la que informó de la reunión con López, quien llegó a Madrid hace tres días tras abandonar su país de forma clandestina por la frontera colombiana. "El PSOE desea una vía pacífica a la crisis en Venezuela, porque el pueblo venezolano debe sufrir lo mínimo", destacó el mensaje del Partido Socialista, que acompañaba a las imágenes del presidente español recibiendo al opositor.

Leopoldo López llegó así el pasado domingo a Madrid, donde se reunió con su familia, tras abandonar su país de manera "clandestina" a través de la frontera de Colombia. El Gobierno español confirmó entonces que el líder opositor venezolano se encontraba ya en la capital de España después de abandonar, por una decisión "personal y voluntaria", la residencia del embajador español en Caracas.

Embajada

López se encontraba allí en calidad de "huésped" desde el 30 de abril de 2019, después de participar en un fallido levantamiento militar junto al presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por unos 50 países, España entre ellos.

En este escenario, preguntada por el malestar de las autoridades venezolanas sobre las condiciones de la salida de López, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya señalaba ayer que "en lo que España pueda ayudar a las autoridades venezolanas lo hará, siempre dentro del respeto de las convenciones diplomáticas que rigen las relaciones entre dos países".

Pese a ello, en las últimas horas, ambos gobiernos se han acusado mutuamente de no respetar los principios de la Convención de Viena, algo sobre lo que la ministra apuntó: "Cuando entendemos que esas convenciones diplomáticas no se respetan, lo ponemos en conocimiento de las autoridades, y cuando ellas entienden que España no lo hace, hacen lo mismo". "Más allá de eso, nuestra colaboración con el Gobierno de Venezuela para esclarecer lo que haya que esclarecer", añadió.

Horas más tarde del encuentro con Sánchez, Leopoldo López dijo en su primera aparición ante los medios que él nunca quiso dejar su país y que su intención es "regresar para liberar a Venezuela". Asimismo, aseguró que el presidente español ve al mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, como "un dictador" y apuesta con firmeza por unas elecciones libres y democráticas en ese país.