La Fiscalía del Tribunal Supremo ultima la investigación abierta al rey emérito por posible cobro de comisiones irregulares y su ocultación en paraísos fiscales, que previsiblemente será cerrada sin solicitar al alto tribunal la apertura de causa penal alguna.

La clave estaría en la aplicación extensiva de la inviolabilidad prevista en la Constitución, de la que gozó hasta su abdicación en junio del año 2014 y que podría ser aplicada a los hechos investigados.

Algunas iniciativas del Ministerio público podrían en cambio haber hecho pensar en un movimiento contrario, al admitir que la comisión rogatoria solicitada a la Fiscalía de la República y Cantón de Ginebra, "sin duda abrirán un abanico de posibilidades imposibles de valorar".