Unidas Podemos (UP) abrió ayer otra grieta en el Gobierno de coalición con su exigencia de dejar al margen el acuerdo con el PP para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y reactivar la iniciativa para modificar la fórmula de elección de los vocales. Jaume Asens, presidente del grupo parlamentario de UP, vertió en el Congreso duras críticas contra el titular de Justicia, Juan Carlos Campo, al que llegó a reprochar su “lentitud y torpeza” al resolver los grandes asuntos que su departamento tiene pendientes.

Podemos presiona además para que los condenados por la intentona secesionista de 2017 en Cataluña salgan en libertad antes de las elecciones autonómicas de febrero del próximo año.

El mismo día en que el grupo que lidera el vicepresidente Pablo Iglesias cerraba uno de los desencuentros en el seno de la coalición, con la retirada de la enmienda pactada con ERC y Bildu para paralizar los desahucios hasta 2023, una nueva grieta se abría en el Gobierno a costa de los asuntos de Justicia. Mientras que el titular del departamento asegura que el pacto con el PP para renovar el órgano de gobierno de los jueces está hecho —algo en lo que volvió a insistir ayer mismo la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero— los populares se muestras reticentes y descartan cerrar un acuerdo antes de Navidad. El PP insiste en que Unidas Podemos debe quedar al margen de esa negociación, lo que caldea los ánimos de la formación de Iglesias, partidaria ahora de volver sobre la iniciativa parlamentaria suscrita con el PSOE para modificar la forma de elección de los vocales del CGPJ, que permitiría renovar el órgano, cuyo mandato caducó hace dos años, sin contar con el acuerdo del PP.

Los socialistas argumentan que esa modificación legal es, sobre todo, una medida de presión al PP y solo se activará si los conservadores dan un nuevo portazo al acuerdo. Si hay pacto, por tanto, no habrá reforma. El PSOE, para tranquilizar a sus socios, defienden la presencia en el CGPJ de miembros propuestos por Unidas Podemos. Los conservadores, mientras tanto, vienen a dar por buena en privado la versión socialista, pero en público enfrían el acuerdo. Su secretario general, Teodoro García-Egea, descartó que el pacto vaya a sellarse antes de que acabe el año. Los tiempos son claves. A mediados de diciembre, el PSOE deberá decidir si incluye entre sus proposiciones la reforma del sistema de elección del CGPJ.

“No podemos esperar más”, afirmó ayer Jaume Asens en el Congreso, al tiempo que exigía al PSOE que reactive la modificación legal. El presidente del grupo parlamentario morado considera que la “falta de cooperación del PP” para renovar el órgano de los jueces deja clara la necesidad de un cambio en la ley del CGPJ. El plazo que se dio al PP, en el debate de la moción de Vox, para que se abriera a un acuerdo que paralizara esa modificación legal, “ya ha acabado”, subrayó Asens.

Unidas Podemos pretende que una vez los Presupuestos reciban el visto bueno esta semana en la Cámara Baja, el Gobierno retome la reforma, al entender que “la propia respuesta del PP certifica que no existe ese acuerdo”, según Jaume Asens.

Sin embargo, la parte socialista del Gobierno, que es mayoritaria y lleva en exclusiva la negociación con el PP, asegura que sí hay pacto. Poco después de las palabras de Asens, la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, fue categórica desde la Moncloa. “El Gobierno ha cerrado un pacto con el PP para la renovación del CGPJ. Estamos de acuerdo en los términos en los que se tendría que plantear esa renovación. Lo que ocurre es que cuando el PP tiene que poner fecha a lo que se ha acordado, se desdice”, manifestó la también titular de Hacienda en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El desencuentro en el ámbito de Justicia tiene otra vertiente. Asens aprovechó la intervención del ministro Campo para exponer los presupuestos de su departamento para urgirle a acelerar la reforma de los delitos de sedición y rebelión y la tramitación de los indultos de los condenados por el procés. El presidente del grupo de Unidas Podemos reprochó al titular de Justicia que incumpliera sus propios plazos y no presente antes de final de año el borrador de la reforma del Código Penal para rebajar las penas de dichos delitos para ajustarlas a los estándares europeos. “No podemos esperar más”, manifestó Jaume Asens, para quien “nada es más injusto que una justicia tardía y cada día que pasa sin abordar esa reforma es un día más de injusticia”. En la misma línea, instó a Justicia a agilizar la tramitación de los indultos de los políticos condenados para que las próximas elecciones catalanas se celebren “con normalidad y es una anomalía que haya todavía presos independentistas en prisión”.