La ministra de Defensa, Margarita Robles, criticó ayer a los militares retirados que dirigieron una carta al Rey descalificando al Gobierno, amparándose para ello en un uniforme “que ya no tienen derecho a llevar”, vulnerando la “neutralidad política” e implicando al jefe del Estado, que es “de todos”. Robles se refirió en el Congreso a la carta en la que 73 militares retirados aseguran que la “cohesión nacional” corre graves riesgos con el actual Gobierno “social-comunista, apoyado por filoetarras e independentistas”. La ministra reprochó a los firmantes que “amparándose en una carrera militar en la que ya no sirven, pretenden implicar a su majestad el Rey vulnerando la neutralidad política”. “El jefe del Estado es de todos, no de algunos”, dijo la titular de Defensa, para quien los firmantes de la carta “no están haciendo lo que tienen que hacer como servidores públicos”.