El Ministerio de Defensa puso en conocimiento de la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid el contenido del chat de militares retirados del Ejército del Aire en el que hablaban de un golpe de Estado contra el Gobierno e incluso uno de los participantes mostraba su deseo de “fusilar a 26 millones” de personas. En el grupo de WhatsApp participan miembros de la 19ª promoción del Ejército del Aire, todos ya retirados, e incluye mensajes contra el Ejecutivo de coalición, habla de “pronunciamientos” y también de la “muerte” de los miembros del Gobierno.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, decidió poner el asunto en manos de la fiscalía, según un portavoz de su departamento, por si los hechos reflejados en ese chat fueran constitutivos de delito, “cometido por personas que además pudieran atribuirse la condición de militares en activo, sin serlo”. “No se representan más que a sí mismos”, dijo la propia ministra. En su escrito, Robles insta a investigar “su eventual relevancia penal, en defensa de la legalidad” y para “salvaguardar la honorabilidad y la pública estimación de las Fuerzas Armadas y de los hombres y mujeres que las integran”.

“Su conducta ejemplar nada tiene que ver con manifestaciones que repugnan al respeto debido en una sociedad democrática, pluralista y basada en la libertad política e ideológica”, añade Robles. En el chat, el general retirado Francisco Beca escribió que se quedaría corto fusilando a 26 millones de “hijos de puta” y llamó “irrepetible” al dictador Francisco Franco.

En unas declaraciones realizadas en la base militar madrileña de El Goloso, la titular de Defensa deploró el intento de manipulación de la figura del Rey y las “expresiones absolutamente inaceptables”. “Tratan de perjudicar a nuestras Fuerzas Armadas, de las que nos sentimos tan orgullosos”, añadió la titular de Defensa.