El objetivo era más político que sanitario. Sobre todo, tras la llegada en los últimos meses de la variante delta, cuya capacidad de contagio es mayor que otras, que ha forzado a los epidemiólogos a redefinir en esta pandemia el concepto de inmunidad de grupo. Hasta entonces, se calculaba que con un 70% de la población vacunada, el coronavirus perdería su capacidad de propagarse. Ahora se desconoce dónde estaría el umbral de protección: probablemente entre el 85% y el 90% de los ciudadanos inmunizados. En cualquier caso, España ya ha alcanzado ese porcentaje del 70% con la pauta completa. La meta se confirmará previsiblemente el miércoles, ya que los datos van con un día de retraso, pero provocó que este martes, en el Congreso, el Gobierno presumiese de haber hecho, junto al Sistema de Salud, las comunidades autónomas y toda la sociedad española, las cosas mejor que otros países del entorno europeo.

“Hemos cumplido el objetivo”, dijo la titular de Sanidad, Carolina Dariasdurante su comparecencia en la Cámara baja. España, explicó la ministra, es un “referente a nivel mundial”: está por delante de todos los países grandes de la UE, como Alemania, Francia y Polonia, y también del Reino Unido, pese a que en un primer momento los británicos dispusieron de muchas más dosis.

“España lleva mejor ritmo de vacunación, lo digo clara y abiertamente. El proceso de vacunación suscita admiración y sorpresa. Mis colegas me preguntan cómo hemos sido capaces de hacerlo. El rechazo a la vacunación es minoritario, y casi inexistente en las franjas de más edad. El comportamiento de la población ha sido ejemplar. Este es uno de los países más protegidos, con más seguridad frente al covid”, insistió Darias. 

España llegará al 70% de población vacunada entre hoy y mañana Vídeo: Agencia Atlas Foto: EFE

Según el último informe del Ministerio de Sanidad, el 69,5% (casi 33 millones de personas) de toda la población española ya cuenta con la pauta completa. Pero esta es una fotografía del día anterior, así que lo más probable es que el miércoles, teniendo en cuenta que el porcentaje crece una media de cinco décimas cada día, el departamento que dirige Darias confirme que se ha alcanzado esa meta. Dependiendo de cómo se mire, el Gobierno ha cumplido o no con el objetivo. En un primer momento, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, señaló que se conseguiría a finales de agosto. Sin embargo, el pasado 10 mayo el líder socialista fue un paso más allá. “Estamos a solo 100 días de lograr el 70% de la población española vacunada”, dijo Sánchez. 

El plazo se cumplió el 18 de agosto, sin que se alcanzase lo anunciado. El verano trajo consigo una disminución de los pinchazos, debido a las vacaciones, el elevado número de contagios en esta quinta ola y el hecho de que algunos jóvenes, que son en su mayoría los que faltan por inmunizar, tuviesen menos prisa por inmunizarse, al considerar que no corrían un grave riesgo. Pero la decisión de muchas autonomías de reducir de seis a dos meses el plazo para vacunar con una sola dosis a quienes han padecido al covid, junto a la revisión de los datos proporcionados por Andalucía, han provocado que el ritmo se recupere. 

Una “euforia excesiva”

La oposición, sin embargo, coincidió en tachar de triunfalista el discurso de Darias, al poner todo el foco en la vacunación y no en el elevado número de contagios durante comienzos del verano, tendencia que lleva semanas revirtiéndose: de una incidencia acumulada de cerca de 700 en julio se ha pasado a los 233,75 de este martes. Incluso socios tradicionales del Ejecutivo, como el PNV, criticaron el tono de la ministra por su “excesiva euforia”. 

Mucho más duro fue el PP. Su diputada Ana Pastor, exministra de Sanidad, cargó contra el Ejecutivo por la quinta ola, las cifras de fallecidos (84.340 desde el comienzo de la pandemia, 194 muertes notificadas este martes), la negativa a aprobar una ley de pandemias y la tardanza en encargar un estudio sobre la inmunidad en las personas mayores.