Queda menos de un mes para que el Congreso debata y vote la convalidación del real decreto ley de reforma laboral, y el Gobierno sigue sin reunir los respaldos necesarios. Pedro Sánchez fía la suerte de una norma clave para el bipartito a que el juego de apoyos, pero también de abstenciones, permita al texto salir adelante, cree que se impondrá el “sentido común” entre los socios habituales, está convencido de que “no van a impedir la tramitación y convalidación” del decreto. ERC, aliado imprescindible de legislatura, sigue pensando que la propuesta se queda “corta” porque no implica “una derogación” de la normativa del PP, aunque está dispuesto a negociar con el Ejecutivo.

El presidente encendió los motores políticos de 2022 este lunes con una entrevista en 'Hoy por hoy', en la SER, tres días después del comité federal con el que celebró los dos años de su investidura y que lanzó la candidatura de Luis Tudanca para las elecciones autonómicas en Castilla y León del 13 de febrero. Puso el acento en la gestión de la pandemia (la gripalización del virus, la regulación del precio de los test de antígenos y la compra en enero de 344.000 pastillas antivirales de Pfizer) y la desautorización clara de Alberto Garzón por la polémica de la carne, pero también en una reforma laboral cuyo refrendo le costará conseguir.

Sánchez lamenta las declaraciones de Garzón sobre la carne Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EP

El líder socialista insistió en que es una iniciativa “buena” que recompone el diálogo con empresarios y trabajadores que el PP quebró y que tiene la vocación de la "inclusividad y la perdurabilidad". De modo que, "respetando" el debate que ha de producirse en el Parlamento, cree que el Congreso "tiene que convalidar y refrendar" el texto. A sus socios habituales, Sánchez les recordó que se incorporan "muchos elementos" que ya estuvieron a punto de ser acordados en la pasada legislatura, como los cambios relativos a la subcontratación o la prevalencia de la negociación colectiva. 

El presidente, pues, está convencido de que acabará imperando el "sentido común". Que habrá una "mayoría de grupos que no va a impedir la tramitación y convalidación de este decreto ley tan importante". "Lo veo y lo creo de verdad", subrayó. Es decir, que el Ejecutivo aspira a que su decreto salga adelante (a ser posible sin cambios) entre abstenciones y apoyos. 

Estrategia que luego reiteró a los suyos en una reunión posterior en Ferraz, monográfica sobre la reforma laboral, con varios ministros, los miembros del área económica de la ejecutiva y los portavoces del partido. En esa cita, según relataron fuentes de la dirección a este diario, Sánchez les pidió que hagan “pedagogía” de la medida, que se vuelque en explicar y defender la medida “en todos los pueblos y ciudades”. En el entorno del presidente avisan de que el margen de negociación es muy estrecho, por el peligro de que la patronal se levante de la mesa, y ese es un bien a preservar. El objetivo es “ganar la votación, convalidar el decreto y no tocar el texto”. Distinto es que el Ejecutivo finalmente logre no mover ni una coma.

Sánchez reúne al área económica de su ejecutiva, a los portavoces y a varios ministros para pedirles que hagan “pedagogía” de la medida

Las negociaciones con los grupos las conducirán la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y el titular de la Presidencia, Félix Bolaños. Sánchez negó en la SER que este hubiera contactado ya con el secretario general del PP, Teodoro García Egea, aunque esa llamada es "pertinente", dijo, la habrá, al igual que con los demás grupos. Esa conversación se producirá, “seguramente”, según el entorno del ministro, al final de la ronda, porque los populares no saldrán del no y la prioridad del Ejecutivo es convencer a sus socios, aunque el ala socialista del Ejecutivo no descarta a Cs. La apelación pública al PP, no obstante, sí es y será constante. De hecho, el presidente reclamó a Pablo Casado que "deje a un lado esta oposición negacionista y anteponga el interés general al particular". Ese adjetivo que endosó al PP, "negacionista", lo repitió insistentemente ante Àngels Barceló durante la entrevista.

Sánchez insistió en la SER en que en estos dos años de legislatura el bipartito, pese a no contar con mayoría absoluta por sí mismo, ha logrado aprobar dos Presupuestos "en tiempo y forma", ha mantenido el "rumbo cierto de crecimiento" y está sacando adelante una "agenda de transformaciones" que califica de "muy relevante". El Ejecutivo, remarcó, en un tiempo "tan difícil" marcado por la pandemia, con sus "aciertos y errores", "no ha hecho otra cosa" que "trabajar por la dignificación" de los ciudadanos.

Bolaños no ha llamado aún al PP, aunque lo hará, “seguramente”, al final de la ronda. La apelación a Casado sí será constante

El presidente había mandado un primer recado a Garzón el pasado viernes desde el comité federal. Sin citarlo. Pero este lunes fue más explícito, al ser preguntado directamente. Pero midió mucho sus palabras. Reiteró que lamenta "muchísimo" la polémica suscitada por el ministro de Consumo, después de que este criticara en 'The Guardian' el modelo de las macrogranjas y denunciara que exportan carne de "peor calidad". "Con eso le digo todo", intentó zanjar, evitando por tanto hablar de su cese (como reclaman las derechas y el sector) y tratando de no ahondar en la brecha con sus socios de coalición.

Las tensiones se reabren con UP

El presidente había mandado un primer recado a Garzón el pasado viernes desde el comité federal. Sin citarlo. Pero este lunes fue más explícito, al ser preguntado directamente. Pero midió mucho sus palabras. Reiteró que lamenta "muchísimo" la polémica suscitada por el ministro de Consumo, después de que este criticara en 'The Guardian' el modelo de las macrogranjas y denunciara que exportan carne de "peor calidad". "Con eso lo estoy diciendo todo", intentó zanjar, evitando por tanto hablar de su cese (como reclaman las derechas y el sector) y tratando de no ahondar en la brecha con sus socios de coalición. No lo consiguió, porque su valoración encabritó más a Unidas Podemos, que le acusó de comprar el "bulo" alimentado por la derecha.

La desautorización sonó, en efecto, clarísima. "Lamento muchísimo toda esta polémica porque estamos hablando de un sector que produce una carne de extraordinaria calidad. Lo dice el mercado cuando responde a esta cuestión", esgrimió el presidente, antes de señalar que el sector cárnico en España sigue los "máximos estándares de la normativa española y europea". El presidente sostuvo que, además, esas afirmaciones de Garzón no se "compadecen" ni con las actuaciones del propio Ejecutivo —en 2020 aprobó un decreto para ordenar el sector porcino, en 2021 hizo lo propio con el avícola y ahora ultima un último texto para el vacuno—, en coordinación con las organizaciones agrícolas y las comunidades autónomas.

El presidente subraya que la polémica de la carne no se "compadece" ni con la ordenación que está haciendo el Gobierno ni con la actuación del propio sector

Preguntado si Garzón hablaba a título personal o como ministro o si apoyaba esas palabras, Sánchez se quedó en el "lamento". O sea, la reprobación. "Más allá de las declaraciones, el Gobierno se expresa en el Boletín Oficial del Estado, en las políticas que pone en marcha y en los acuerdos que logra con el sector agrario", reivindicó, recordando además las negociaciones que ha llevado a cabo para la Política Agraria Común (PAC) y la aprobación de la ley de la cadena alimentaria. El sector, a su vez, está haciendo sus deberes, a su juicio: es "competitivo" en precios y en cuanto al cumplimiento de los "máximos estándares" marcados por la normativa española y europea. No quiso relatar si ha hablado con Garzón o si se equivocó: "Insisto, lamento esta polémica".

"Lo urgente e importante"

Tampoco hay fecha para una próxima reunión de la mesa de diálogo. El presidente, pese a la presión ejercida por Pere Aragonès, se mantuvo en sus argumentos expresados a finales de 2021, en su comparecencia ante los medios en la Moncloa. Espera que los tiempos suyos y los del president sean los mismos, y alegó que también en Cataluña los ciudadanos anteponen la gestión de la sexta ola de la pandemia, la seguridad en los coles o la gestión de las bajas por incapacidad temporal. El Gobierno, dijo, ya ha mostrado "absoluta predisposición" a la convocatoria de este foro —recordó que se le pidió participar en él en septiembre y allí fue, a Barcelona—, y la reunión "tendrá lugar", pero ahora mismo las instituciones están "en algo mucho más urgente e importante", la urgencia sanitaria.

Insiste en que no conviene poner fecha ahora mismo a la mesa de diálogo, aunque sí anticipa que en este 2022 habrá "más de una reunión"

De modo que "los equipos hablarán", pero el presidente no se quiso comprometer con ninguna fecha. Sí prometió que "a lo largo de este año" habrá "más de una reunión". "Espero que podamos lograr avances", remachó, para apuntar que la Generalitat sigue en su petición de máximos, el referéndum, espacio en el que no habrá ningún acuerdo.

2022 será otro año electoral. Con las autonómicas de Castilla y León el 13 de febrero y con las andaluzas, aún sin fecha. El PP quiere hacer ver la lectura de cambio de ciclo, apoyados por unas encuestas que soplan a favor, pero los socialistas creen que los ciudadanos "responden a la pregunta que se les plantea" en cada convocatoria. Y de momento no hay legislativas a la vista: el Gobierno está centrado en la gestión, en los fondos europeos, en que España "crezca" y, ya para "diciembre de 2023", afinó, "se convocarán las generales".

El ascenso de la ultraderecha que dibujan los sondeos es achacable al cuestionamiento del funcionamiento de la democracia que hacen "colectivos no menores" y al auge de "liderazgos autoritarios". Sánchez cargó contra el PP por hacer seguidismo de Vox: cuando no existía la formación extremista, del malestar social "se beneficiaba la derecha", pero hoy en día el "negacionismo político nutre a la ultraderecha de nuevos votantes". Es decir, que Casado con su estrategia cree que engorda a Vox, y no al PP. ¿Y cómo ha de combatirse al partido de Santiago Abascal desde el Ejecutivo? El líder socialista defendió que es "importante" que el Gobierno continúe con su "agenda de reformas", demostrando que se puede garantizar la estabilidad con "legislaturas de cuatro años", incorporando a las reformas a diversas fuerzas políticas y a los agentes sociales. El Ejecutivo "cumple con su hoja de ruta" pese a "todas las dificultades", subrayó.

Defiende que la mejor manera de combatir a la ultraderecha es continuar con la agenda de reformas del Ejecutivo. Reclama al PP no hacer seguidismo de Vox

El mandatario socialista fue muy duro contra los populares por su estilo de hacer oposición, por su no a todo y por no atender a la "buena educación". Tras pasar un tiempo "muy duro en lo personal", entiende que no puede "desfallecer" ni se puede "desanimar" por las descalificaciones que recibe de la oposición cuando va al Congreso. Ni se debe dejar "arrastrarse por el barro".

El estado de salud de la coalición es bueno, aseguró, aunque le gustaría que hubiera "menos decibelios". O sea, menos ruido. Sí desea Sánchez que el espacio a la izquierda del PSOE salga "fortalecido" con el "liderazgo" de Yolanda Díaz, con la que tiene "muy buena relación". Con ella, dijo, y con los demás ministros de Unidas Podemos.

ERC tilda de "humo" la reforma laboral del Gobierno pero se aviene a negociar

En Barcelona, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, señaló este lunes que la reforma laboral no es una “derogación” de la legislación del PP. “Es un maquillaje de la actual y la han vendido con mucho humo". Con todo, dijo, la formación está “dispuesta a negociar para conseguir más protección para los trabajadores y más competencias para la Generalitat”. Por ejemplo, la autorización administrativa de la Generalitat a los ERE y la preeminencia de los convenios catalanes por encima de los estatales, detalló Vilalta. 

 

Los republicanos ven paradójico que los mismos que se comprometieron a derogar la reforma laboral del PP "anden ahora más preocupados por no perder el apoyo de la CEOE que por buscar una mayoría parlamentaria que les permita sacar adelante" la nueva normativa.