Una turista española ha fallecido en la explosión registrada este viernes en un hotel de lujo de La Habana (Cuba), y su novio, también español, ha resultado herido muy grave, según han asegurado a Efe fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

La fallecida, una joven de Viveiro (Lugo), había viajado a la isla con su pareja, César Román, que permanece ahora hospitalizado, según han informado fuentes de su entorno. Nacidos en 1992 él y en 1993 ella, residían actualmente en el ayuntamiento de As Pontes, al que pertenece el chico que lucha por su vida, han indicado fuentes municipales.

El suceso, en el que han fallecido al menos 25 personas y más de 60 han resultado heridas, se produjo minutos antes de las 5 de la tarde de este viernes, hora española, cuando un camión cisterna servía gas licuado al hotel Saratoga.

En el interior del hotel se encontraba únicamente un equipo de empleados, que trabajaban en la puesta a punto del inmueble para su reapertura el 10 de mayo, después de llevar dos años cerrados por la pandemia.

Los dos turistas españoles estaban en el exterior del hotel cuando les golpeó la onda expansiva. El hombre se encuentra ingresado en estado muy grave en un hospital de la capital cubana, donde ha sido intervenido quirúrgicamente, según las citada fuentes.

La explosión causó graves daños en el hotel Saratoga. EP

La Embajada española, en contacto permanente con las autoridades locales, ya informado de la noticia a los familiares de ambos españoles afectados.

Las labores de rescate continúan, por lo que las cifras de afectados podrían subir en las próximas horas, conforme se avanza en las tareas de desescombro del emblemático hotel del centro histórico habanero, situado junto al Capitolio, uno de los principales reclamos turísticos del país.

La explosión, que hizo que colapsase una sección del edificio -de siete plantas-, provocó asimismo una gran columna de humo, que fue visible en gran parte de la capital.

Las autoridades locales apuntan a que la hipótesis más probable del suceso es que la explosión se debiese a una fisura en la manguera del camión cisterna.

El Saratoga se encontraba en un edificio de estilo neoclásico construido en 1880 y que funcionaba como hotel desde 1911. Tras ser sometido a una reforma integral, fue reabierto en 2005.