Si el viernes fue Isabel Díaz Ayuso la que visitó València y aconsejó a la Generalitat optar por un modelo similar al que ella lleva a cabo desde la Puerta del Sol, este martes ha sido Ximo Puig el que desde la capital del Estado ahondó en esta diferencia entre ambos, "un modelo diferente en lo político", en el que uno representa "la apuesta por un Estado social potente" frente al "desmantelamiento del Estado del bienestar" que es, para Puig, el camino de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Para la elaboración de cualquier relato, bien de ficción o bien de política, al protagonista de la historia le ha de acompañar siempre un rival, alguien sobre el que se defina como contrario. Y Ximo Puig ha encontrado en Isabel Díaz Ayuso su némesis, una persona sobre la que aparece reflejada como contraposición de lo que representa. Frente al centralismo y "el desmantelamiento del Estado del bienestar" que, dice Puig, representa la líder madrileña, él y su gobierno en la Generalitat son "la apuesta por un Estado social potente".

"No venimos a dar lecciones a nadie, como no nos gusta recibir lecciones de nadie", proclamó Puig desde el Senado al ser preguntado por si Ayuso había contestado la oferta que le había hecho el presidente valenciano para participar en algún acto del mes de la Comunitat Valenciana en Madrid. Puig ha reunido a los senadores y diputados valencianos en Madrid, desde donde ha explicado que no tiene constancia de que Ayuso haya contestado a su oferta y ha querido "dejar bien claro" que la Comunitat Valenciana y Madrid "tienen muchas cuestiones en común".

Sin embargo, insiste en que, mientras el ejecutivo valenciano "apuesta por el diálogo", el de Isabel Díaz Ayuso "tienen el camino de desmantelamiento del Estado del Bienestar". "Pero más allá de las diferencias políticas que existen, lo que queremos es sumar, porque se trata de sumar, de que cada Comunidad no piense solo en su región, sino que empatice y que tenga una visión más federal", ha añadido.

El reflejo de ambos como "modelos diferentes en lo político" no es nuevo entre Puig y Ayuso, sus choques vienen siendo habitual en los últimos meses, especialmente desde que Ayuso se ha convertido en la referencia del PP como ariete contra Pedro Sánchez. Ambos se han establecido como los principales líderes territoriales con postulados políticos casi antagónicos en asuntos clave desde la pandemia (cuando había que tomar medidas respecto a niveles de interacción social) hasta descentralización o impuestos.

Reúne a senadores y diputados

El presidente valenciano, que está teniendo este mes una importante agenda en la Comunidad de Madrid, ha elegido el Senado para reunir a los diputados y senadores valencianos con el objetivo de "analizar las relaciones entre el Gobierno central y el de la Comunidad". En este contexto, Puig ha destacado que el grupo territorial mayoritario de senadores y diputados es el valenciano, por lo que pretende que sea una "correa de transmisión" para hablar de la reforma del modelo de financiación autonómica, el agua y el empleo.