El delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Galicia, Francisco Infante, ha explicado este martes que la comunidad gallega acaba de cerrar la primavera más cálida de la serie histórica antes de un verano que, según los pronósticos, será también cálido y seco.

La noche de San Juan que se celebra en A Coruña y toda Galicia este jueves 23 de junio será más fría de lo habitual tras una tarde lluviosa, que dejará paso a unas celebraciones marcadas por la inestabilidad y el viento húmedo, aunque con unas condiciones suficientes para que los festejos se desarrollen con normalidad. Más información.

La noite meiga en la que arden las hogueras de San Juan marca la celebración del inicio de verano tras el solsticio. El verano astronómico empezó este martes 21 de junio a las 11:14 horas y AEMET hace balance de la primavera meteorológica, que incluye los meses de marzo, abril y mayo a efectos de cálculos. "Fue una primavera muy seca y muy cálida. Estuvimos 1,2 grados centígrados por encima de la media. Es la primavera más cálida de la serie histórica, desde 1961. Marzo y abril fueron normales, pero tuvimos un mes de mayo excepcionalmente cálido solo superado por el de 2020", ha resumido.

La estación que se acaba de cerrar tuvo un 71 % de las precipitaciones habituales de la primavera normal y fue la segunda más seca de la serie histórica, solo superada por la del año pasado. La temperatura mínima del trimestre fue de -8,6 grados centígrados en Xinzo de Limia (Ourense) el 5 de abril, mientras que la máxima precipitación se dio en Mazaricos (A Coruña) el día 8 de ese mes, con 58,4 litros por metro cuadrado, jornada en la que también se produjo la racha más fuerte de viento, de 117 kilómetros por hora en Estaca de Bares. En cambio, la temperatura máxima se registró en Ribadavia el 28 de mayo, cuando los termómetros marcaron 37 grados centígrados.

Contrasta esta situación con la del conjunto de la península, pues se registró una primavera húmeda y fría, lo que Infante vincula a la combinación de borrascas que afectaron menos al noroeste y llegaron con más fuerza al área del Mediterráneo. Lo que va de junio ha sido "más frío y más húmedo de lo normal", con once días de tormentas registrados en las primeras veinte jornadas del mes.

Respecto al verano que empieza, Infante ha detallado que hay una probabilidad alta de que sea más cálido y más seco de lo habitual, con menos precipitaciones, especialmente en el norte de la península.

De cara a esta semana, con la celebración de San Juan, ha avanzado que se mantendrá "la situación de inestabilidad debido a la permanencia de una masa de aire frío en altura", lo que se traduce en la presencia de nubes, tormentas, chubascos y temperaturas agradables, aunque por debajo de lo habitual en esta época.

El día 23, el de la noche de San Juan, tendrá una tarde lluviosa antes de una noche despejada, aunque con viento húmedo del Atlántico que mantendrá las temperaturas por debajo de lo normal y con alguna precipitación ligera en algún momento.