La candidatura 'Ciudadanos de nuevo' ha presentado este lunes su lista de cara a las primarias del partido en la que el actual vicesecretario general, Edmundo Bal, se postula como portavoz, mientras que el concejal madrileño Santiago Saura Martínez de Toda sería el secretario general.

La lista también la conforman la diputada en el Congreso Sara Giménez para el puesto de vicesecretaria general y la gaditana María del Carmen Martínez Granados obtendría el puesto de coordinadora nacional en el caso de vencer la candidatura en la VI Asamblea General de Ciudadanos que se celebrará el próximo 14 y 15 de enero.

En un manifiesto dirigido a los cargos electos y afiliados de base, la candidatura ha defendido que el partido es "más necesario que nunca" en un momento en el que se debe "poner coto a los desmanes iliberales, las regresiones autoritarias y la colonización de las instituciones".

"Somos el centro liberal y progresista que se atreve a hablar de juventud, de pensiones, de futuro, de educación, de igualdad de oportunidades, de modernización económica y de progreso social", ha reivindicado la candidatura, que ha puesto entre los objetivos de la nueva dirección "transmitir" ilusión y también recuperar a "a los antiguos votantes que se sienten defraudados y prefieren quedarse en casa".

Así, han pedido un Ciudadanos "de verdad liberal, progresista y reformista, de militantes libres e iguales, autónomo en sus decisiones, independiente de cualquier otro partido" y capaz de "romper la política de bloques y frentismo, sin más líneas rojas" que la Constitución Española.

Ciudadanos celebrará primarias el 9 y el 10 de enero, días antes de la Asamblea Extraordinaria de mediados de mes que significará la culminación del proceso de refundación puesto en marcha tras la debacle de las elecciones andaluzas para intentar reflotar el partido. El 26 de diciembre se ha abierto el plazo para presentar estas candidaturas hasta el 29.

En una entrevista con Europa Press, Edmundo Bal planteó su candidatura para liderar el partido como una fase de "transición" con el objetivo final de que se construya un nuevo Albert Rivera, alguien que replique el éxito del fundador del partido. Su idea es captar votantes de centro izquierda desencantados con la "radicalidad" que atribuyen a Pedro Sánchez, igual que el Ciutadans original atrajo a votantes del PSC hartos de nacionalismo.