El PP contaba con terminar el año habiendo anunciado todas sus candidaturas municipales, aunque será en enero cuando haya un acto de presentación oficial. Distintos dirigentes de la cúpula afirmaron que a lo largo de este mes se irían dando a conocer los nombres. También en las distintas provincias contaban con ello, lamentando que los retrasos dan una imagen de “debilidad” frente al resto de partidos. Y, de hecho, en algunas comunidades autónomas el malestar es visible por la tardanza de los anuncios. Algunos contaban con que el mismo otoño se sabrían, pero las semanas han ido pasando y todo apunta a que no se comunicarán hasta después de Reyes, con el arranque del año político.

El partido celebrará dos actos de presentación de candidatos: el 14 de enero en Zaragoza con los cabezas de cartel a las autonómicas (el sitio está elegido para aupar a Jorge Azcón tras su salto para presidir Aragón) y el fin de semana siguiente, en Madrid, habrá otro acto de candidatos municipales. El retraso está directamente relacionado con los problemas que el partido está teniendo para cerrar algunas candidaturas en plazas importantes como Barcelona.

Mientras que los candidatos autonómicos están designados desde hace tiempo, algunas capitales de provincia siguen a la espera de confirmación. En la dirección nacional reconocen que en este momento “quedan algunos flecos pendientes” y eso que queda un día para terminar el año. En Castilla y León, por ejemplo, también sigue pendiente Valladolid

El propio Feijóo quiso lanzar un mensaje de certidumbre en su discurso de balance del año este jueves en Génova: “Hemos cerrado prácticamente todas las candidaturas en las capitales de provincia y en todas las ciudades españolas, y lo haremos público de acuerdo con las fechas previamente aprobadas en el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva Nacional, y a tal efecto empezaremos ya con un Comité Electoral para nombrar a los candidatos a la presidencia de las comunidades autónomas”, aseguró. Pero internamente muchos cargos se quedaron con el mensaje de “prácticamente”, haciendo hincapié en que algunos asuntos siguen pendientes de resolverse.

Como publicó El Periódico de España, del grupo Prensa Ibérica, el PP lleva tiempo dándole vueltas a qué hacer con su candidato al Ayuntamiento de Barcelona. Hace meses Feijóo tenía en la cabeza como primera opción a Dolors Montserrat. Sobre todo, por el interés que el partido tiene en sacar un buen resultado en Cataluña en la primera oportunidad que se presente, que serán las municipales de mayo. 

La obsesión del líder conservador era tener una candidatura potente para enviar el mensaje de que su pretensión de recuperar espacio en esa comunidad va muy en serio. Pero la resistencia de la eurodiputada y exministra de Sanidad, que no se veía en absoluto en la política municipal, obligó a valorar otras opciones. Por eso emergieron nombres como el de Daniel Sirera, que presidió el PP catalán un año (2007-2008) tras la dimisión de Josep Piqué hasta que Alicia Sánchez-Camacho tomó las riendas.

El PP se ha abierto incluso a renunciar a sus siglas en la ciudad condal. Una parte de la dirección pujaba por intentar una suerte de plataforma constitucionalista, pero el portazo de Ciudadanos y la incapacidad de sumar con claridad a otras asociaciones dejó en el aire esta opción. Hay dirigentes que no descartan el nombramiento de una candidatura propia en enero, y seguir trabajando en la idea de la plataforma hasta agotar las opciones.

Aunque faltan otras candidaturas por conocer, muchas de ellas se han ido dando por supuestas en las últimas semanas sin que haya habido anuncios oficiales. Es otro reproche en algunas CCAA, convencidas de que lo idóneo habría sido concretar los nombres con más tiempo y aprovechar las visitas que Feijóo ha ido haciendo en estos días, en el marco de actos contra la reforma del Código Penal de Sánchez, para promocionar a sus candidatos.