El alcalde de Madrid y candidato a la reelección, José Luis Martínez-Almeida, ha admitido que en la crisis del PP que acabó con el liderazgo de Pablo Casado estuvo "en la montaña rusa" y, aunque no se vio "nunca en la lona", sí tuvo que gestionar "momentos duros".

Almeida, quien fue uno de los principales apoyos de Casado y que este viernes ha sido ratificado como candidato del PP a la Alcaldía de la capital, señala en una entrevista con El Mundo que "nunca" dudó de su candidatura y agradece a la presidenta del PP madrileño, Isabel Díaz Ayuso, que sacase "la cara" por él ante la estafa al Ayuntamiento con las mascarillas o "cuando políticamente estaba en una situación muy complicada".

En los próximos cuatro años se ve "solamente de alcalde" y se compromete a cumplir la legislatura "como alcalde".

A quien no pone límites es a la presidenta de la Comunidad de Madrid y, aunque afirma que el próximo presidente del Gobierno será Alberto Núñez Feijóo, al ser preguntado sobre si ve a Ayuso en Moncloa asegura que "tiene todas las aptitudes para tener el futuro político por delante que ella quiera".

El regidor madrileño evita además pronunciarse sobre la posible incorporación de su vicealcaldesa, Begoña Villacís, de Ciudadanos, a las filas del PP con el argumento de que no debe ser él quien haga "hipótesis".

Además, defiende el objetivo de conformar gobiernos que no estén al "albur" de Vox y acusa a este partido de no tener "la madurez suficiente para entender lo que es el gobierno y lo que es gobernar para todos" y de dar balones de oxígeno al presidente del Gobierno armando "polémicas estériles e innecesarias".

El alcalde de Madrid admite que incumplió la promesa de acabar con Madrid Central, lo que achaca a la Justicia y a la ley de cambio climático, defiende las mejoras en este área de bajas emisiones y advierte de que Vox miente si promete ahora eliminarla.