La Opinión a Coruña

Volver a la Página Principal

Una saga única en Galicia

Texto: Santiago Romero
El empresario coruñés José Lauda, ex propietario de la fábrica Puertas Lauda en Altamira, que ha investigado la supuesta relación de parentesco con el corredor automovilístico austriaco, del que sería primo. 

El empresario coruñés José Lauda se encontraba hace ya bastantes años en el despacho de la fábrica de puertas que poseía en Altamira, en el concello de Cambre, cuando irrumpió estruendosamente su hermana enarbolando una revista. Le puso el ejemplar sobre la mesa y le espetó: "¿Reconoces a éste?". Era una revista brasileña. A José se le hizo un nudo en la garganta al reconocer al personaje que ocupaba la portada. "¡Jaimito!", exclamó emocionado. José estaba convencido de que su sobrino Jaime Lauda, emigrado de niño con su familia a la ciudad brasileña de Curitiba, se había convertido en una celebridad. "Pero entonces mi hermana levantó la mano que ocultaba el titular de la revista y vi con sorpresa que el personaje era el corredor Niki Lauda. Era exactamente igual a mi sobrino", recuerda José. Sobre estas líneas se ofrecen comparados dos retratos de Niki y de Jaime Lauda en la actualidad, en la que se aprecia un evidente parecido físico que sin embargo no hace justicia, según José, al que llegaron a tener. "Antes del accidente que desfiguró la cara de Niki y cuando Jaime era joven, eran dos gotas de agua".
Ahí comenzó la rocambolesca historia del origen gallego del piloto austriaco que en la actualidad algunos documentados foros de internet, como es el caso de la página web Fillos de Galicia -la comunidad gallega virtual, en su apartado de genealogías de celebridades gallegas- dan por cierta, al considerarlo hijo del comandante de aviación estadounidense José Lauda Barbeito, oriundo del lugar de Santa Mariña do Monte en el concello ourensano de Nogueira de Ramuín.


Un piloto legendario de la Fórmula 1
El austriaco Niki Lauda es una leyenda viva del automovilismo, tres veces campeón del mundo de la Fórmula 1, cuando esta competición carecía de las exhaustivas medidas de seguridad que hacen casi imposible los trágicos accidentes como el que causaron la terrible desfiguración del rostro del corredor austriaco o la muerte del brasileño Ayrton Senna. Es de los pocos pilotos que fue campeón con las dos clásicas escuderías, Ferrari y McLaren. Lauda está todavía presente en la F-1, como comentarista, y una de sus últimas intervenciones fue para criticar el papel de Alonso en el caso del espionaje a Ferrari. 

La primera pista sobre el singular linaje gallego del mito de la Fórmula 1 fue ofrecida hace unos treinta años por el periodista y escritor Xosé Fernández Ferreiro -premio Xerais de novela-, natural de Nogueira de Ramuín, que contó por primera vez la historia de un emigrante llamado Juan Lauda Crespo que, tras recorrer Argentina y Cuba, recaló en Nueva York, donde tuvo cuatro hijos, uno de los cuales -José Lauda- se casaría con una austriaca. Ferreiro consiguió localizar entonces en Galicia a una joven Lauda que era "idéntica" al corredor. "Tenía hasta sus mismos dientes -por los que el piloto tenía el apodo de la rata y que lucen buena parte de los Lauda gallegos-. 
"Envié una copia del reportaje a la embajada de Austria y me mandaron una nota muy amable diciéndome que sí, que iban a tratar de localizarlo y a entregarle el reportaje, pero jamás me volvieron a decir nada. Se me ocurrió entonces escribir otra carta en inglés con esta simple dirección: 'Niki Lauda, Austria'. Pero tampoco hubo contestación", recuerda todavía intrigado Ferreiro, que reside actualmente en A Coruña.
María Lauda, funcionaria de la Diputación de A Coruña e hija de José Lauda, está muy relacionada con el mundo automovilístico coruñés. "Mi afición al automovilismo viene un poco por ahí, en mi casa veíamos las carreras de Fórmula 1 y escuchaba decir medio en broma, ahí va nuestro primo. Un día lo comenté más en serio con mi abuelo, que empezó a recapitular la historia de la familia y me dijo que era muy posible que el corredor austriaco estuviese emparentado con nosotros. 

Un evidente parecido físico entre Jaime Lauda y Niki Lauda, ensombrecido por la desfiguración sufrida por el piloto.

Y entonces me reveló lo de un primo suyo que desde Nogueira de Ramuín había emigrado también a hacer las américas, y que tuvo un hijo en Estados Unido que participó como aviador en la II Guerra Mundial y después acabó casado en Austria. A Niki le llegaron estas informaciones, pero él ha perdido la pista de sus orígenes y tampoco está demasiado interesado en buscarla, me imagino. No creo que le haga mucha gracia que le aparezcan ahora de pronto una colección remota de parientes de los que no había tenido noticias", señala María.
Lauda es un apellido francés y son contadas las personas que lo ostentan en España, todas ellas en Galicia y buena parte en A Coruña. "Descendemos de un veterinario que llegó a Galicia con las tropas napoleónicas y decidió establecerse en Ourense. Somos los únicos Lauda de España y todos somos parientes. En Pontedeume hay una familia y en Vigo otra. Cuando vivía mi padre, hace unos veinte años, se reunieron todos en Nogueira de Ramuín en la parroquia de Santa Mariña do Monte, allí estábamos todos los Lauda españoles y no éramos demasiados", explica José Lauda.
La clave de esta enigmática historia reside en el tío abuelo de José Lauda -Juan Lauda Crespo, el supuesto abuelo gallego de Niki Lauda-. "Se escribía con mi padre todos los meses desde Miami. Estuvo aquí en A Coruña hace unos 25 años más o menos, llevaba 45 en los Estados Unidos", revela José. Y en ese viaje, Juan Lauda, ya fallecido, confió a su sobrino José los detalles de la misteriosa descendencia del legendario piloto austriaco. 
Juan Lauda Crespo tuvo cuatro hijos en Estados Unidos:, José, Juan, Carmen y María. José Lauda Barbeito, uno de los cuatro hijos de Juan Lauda Crespo, participó como piloto de aviación en la II Guerra Mundial. "Tuvo el grado de comandante y al parecer incluso llegó a bombardear el Japón. José y María se casaron el misma día en Nueva York, después de la guerra, teníamos una fotografía en casa que se ha perdido ", explica José. 
"Mi sobrino José se casó con una señorita austriaca, pero se divorciaron pronto, poco antes del nacimiento de su primer hijo, cosa que a nosotros en aquel entonces no nos entraba en la cabeza porque no podíamos creer que se deshicieran los matrimonios así, cosa que está pasa ahora en España", añade.
Al separarse, la mujer de José Lauda volvió a Austria, donde nacería Niki Lauda en 1949. Algunas fuentes mantienen que el supuesto padre del corredor austriaco, el comandante de aviación José Lauda Barbeito, volvió a casarse en los Estados Unidos, donde tuvo otras dos hijas de su segundo matrimonio.

Uno de los accidentes más trágicos de la historia del automovilismo
El año 1976 quedó para la historia del automovilismo como una de sus fechas más aciagas. En el Gran Premio de Alemania, el coche de Lauda se incendió y le produjo gravísimas quemaduras que le desfiguraron por completo. Increíblemente, el piloto volvió a las pistas a los seis meses y conquistó el campeonato mundial dos veces más. A partir del accidente sufrido por Lauda, los pilotos comenzaron a correr con trajes de amianto

Se desconoce si la madre de Niki volvió a casarse también en Austria, aunque sí se sabe que la infancia de Niki está ligada a una acomodada familia vienesa relacionada con negocios de papeleras, que se opuso en principio a la carrera automovilística de Niki que, cosas del destino, acabó siendo también aviador. Regenta ahora una compañía aérea que lleva su nombre.
En los 80, un hermano del aviador José Lauda contactó desde EEUU con el entonces alcalde coruñés, Joaquín López Menéndez, con la intención de recuperar propiedades en Cambre. El Lauda estadounidense supo entonces por el coruñés José Lauda que esa herencia ya no existía, lo que provocó una ruptura de relaciones con la rama norteamericana de la familia. "No sabemos nada de ellos", afirma José Lauda, que recuerda que su sobrino estaba "muy descentrado" y pretendía involucrarle en un traslado de la fabricación de puertas a Estados Unidos, que el empresario coruñés no vio "nada claro", por lo que la desestimó, con el consiguiente enfado de su sobrino. "Se fue de aquí molesto", recuerda José, a quien su sobrino había comentado que no tenía relación alguna tampoco con su hermano, el comandante de aviación. 
La saga coruñesa Lauda procede de un avispado vendedor ambulante de Nogueira de Ramuín que pese a ser prácticamente analfabeto hizo dinero y compró tierras en Cambre. Nogueira, patria de los afiladores, es un singular epicentro que un célebre gallego afincado en Lisboa que llegó a ostentar la quinta fortuna del mundo -el petrolero Cordo Boullosa, que burló el bloqueo a Israel en la Guerra de los Seis Días- cita en una increíble anécdota. Paseaba por una isla del Egeo con ejecutivos de la Shell cuando se topó con un afilador de Nogueira que había partido años atrás de Ourense y volvía desde Turquía en su periplo mercantil. 
"Al lado de iniciativas como esa -ironizaba Cordo- las multinacionales no son nada".
La pista sobre el origen gallego de Niki Lauda se pierde en la caótica Viena de 1949 ocupada por el ejército americano tras 
la guerra mundial y retratada por Orson Welles en El Tercer Hombre. 
Todo hubiera sido distinto si el coruñés José Lauda se hubiera atrevido a acometer la empresa encomendada por su padre, cuando supieron de la historia por boca de su pariente afincado en Miami. "Sabíamos que Niki Lauda tenía una casa en Ibiza, en Santa Eulalia. Mi padre me dijo que me presentara allí, pero no me sentí capaz", confiesa José. "Pensaría que sólo andaba tras su fortuna".
Quién sabe. Quizás sea mejor así. El misterio añade valor a la historia. En cualquier caso, a los escépticos hay que recordarles la advertencia que el inolvidable Torrente Ballester solía hacer a los descreídos: "Galicia es un país que vive permanentemente con un pie en la realidad y otro en el milagro".

Volver a la Página Principal