España - Italia: una serie de vendettas con un fondo dramático

La saga de duelos ante la azzurra desde el 2008 han sido marcados por la igualdad y emoción reactivándose una gran rivalidad; el jueves se vivirá un nuevo capítulo

Joselu marcó el último gol de la victoria de España ante Italia

Joselu marcó el último gol de la victoria de España ante Italia / RFEF

Jordi Gil

Jordi Gil

La rivalidad entre España e Italia tiene una inagotable historia. Dos clásicos del fútbol europeo habituados a verse las caras, pero que en los últimos tiempos se han cruzado de forma más asidua con resultados inciertos que aportan más emoción al duelo del jueves Gelserkinchen de la segunda jornada de la Eurocopa.

Las batallas en la época moderna arrancan en 2008 y, desde entonces, se han medido en fases finales en siete ocasiones, con cuatro victorias españolas, dos italianas y un empate. El equilibrio es la tónica predominante, pero los transalpinos buscan devolver la moneda de las últimas derrota en la Nations League.

Eurocopa Suiza-Austria 2008

La rejuvenecida España de Luis Aragonés llegaba a los cuartos de final con el peso de un listón que resultaba imposible de superar. Italia, en cambio, había sido campeona del mundo en 2006 y estaba lanzada en busca del doblete. La Roja parecía tenerlo difícil, pero no obstante, el partido significó un célebre punto de inflexión.

Tras llegar a un empate sin goles al término del encuentro en Viena, se alcanzaron los penaltis. La sombra de tandas perdidas como en Inglaterra'96 o el Mundial de México'86 sobrevolaba.

Iker Casillas recoge la copa de campeones del mundo en Sudáfrica 2010.

Iker Casillas recoge la copa de campeones del mundo en Sudáfrica 2010. / EFE

Sin embargo, esta vez se hizo la luz. Casillas detuvo dos penaltis, mientras que solo Güiza falló para España. Villa, Cazorla, Senna y, sobre todo, Cesc Fàbregas con su último lanzamiento rompieron la maldición, la selección se liberó y alzó la segunda Eurocopa de la historia.

Eurocopa Polonia-Ucrania 2012

El ciclo de la España campeona se cerró en la Eurocopa del 2012. La secuencia de Eurocopa-Mundial-Eurocopa se completó en Kiev en una final antológica frente a Italia con un 4-0 inapelable.

Del Bosque innovó jugando sin ningún delantero centro, pero ello no hizo que España fuera menos efectiva. Al contrario, Silva, Jordi Alba, Fernando Torres y Mata culminaron una obra maestra de fútbol que duró cuatro años. A partir de entonces se inició la dura transición de la que aún intenta salir el conjunto de Luis de la Fuente.

Fernando Torres.

Fernando Torres, en la actualidad / Guillermo Martinez / AFP7 / Europa Press

Antes, en la fase de grupos, ambos equipos también se habían medido en el estreno de la competición, con un empate salvado gracias a una gran definición de Cesc Fàbregas (1-1).

Eurocopa Francia 2016

Las malas sensaciones del Mundial de Brasil 2014 se confirmaron dos años más tardes. Del Bosque buscó un cambio de generación dulce que acabó por ser abrupto y desagradable.

España se cruzó con Italia en los octavos de final en París con la moral por los suelos tras haber caído a la parte dura del cuadro por una derrota inesperada frente a Croacia. La Roja no levantó cabeza y lo aprovechó Italia para imponerse por un claro 2-0.

Del Bosque: "Hay que mantener altas expectativas porque tenemos una selección bien hecha"

Del Bosque terminó su etapa de seleccionador en la Eurocopa del 2016 / EFE

Del Bosque entonces dejó su puesto, criticando a Casillas por su actitud como suplente, y con un ambiente enrarecido desde el inicio de la concentración en la isla de Ré por el caso de un supuesto escándalo sexual de De Gea.

Eurocopa itinerante 2021

La España de Luis Enrique salvó todos los obstáculos, desde el Covid de Busquets hasta las prórrogas ante Croacia y Suiza, para llegar a la semifinal en Wembley ante Italia.

El equipo de Lucho estaba con mucha confianza y jugó un partido enorme en Londres con un desenlace cruel. Dani Olmo se lució de falso nueve y Morata firmó las tablas en la recta final del partido, para llegar a otra prórroga y otros penaltis. Si frente a Suiza en San Petesburgo salió cara, en Wembley hubo cruz.

Dani Olmo, en un entrenamiento de España

Dani Olmo, en un entrenamiento de España / Sefutbol

Quizá los dos mejores, Dani Olmo y Morata, fallaron sus lanzamientos y Jorginho puso la puntilla para llevar a Italia a una final en la que acabaría derrotando a Inglaterra.

Final Four UEFA Nations League 2021

Solo pasaron unos meses, hasta octubre, para que España consumara su 'vendetta'. Dio el gran golpe en el templo italiano de San Siro en la semifinal de la UEFA Nations League. Dos goles de Ferran Torres tumbaron a los locales en su propia casa (1-2) y llevaron a los de Lucho a la gran final. No hizo falta que el plato estuviera frío para que llegara la venganza.

Ferran Torres.

Ferran Torres. / FCB

El broche no pudo ponerse en una polémica final con Francia marcada por el gol concedido en fuera de juego a Mbappé aplicando un punto del reglamento que se eliminó a partir de entonces por el ligero roce del balón de Eric Garcia.

Final Four UEFA Nations League 2023

Dos años después, se repitió semifinal en los Países Bajos ya con Luis de la Fuente de seleccionador. El famoso plan B del riojano volvió a dar sus frutos. Joselu entró en la segunda mitad y tocó un balón en el área pequeña para poner el 2-1 en el marcador y meter a España en la final, impidiendo de nuevo que Italia luchara por el título.

Carvajal y Lamine se abrazan tras el tercer gol de España ante Croacia

Carvajal y Lamine se abrazan tras el tercer gol de España ante Croacia / Pablo Garcia/RFEF

Esta vez la fortuna sonrió a la selección en el partido decisivo y, tras un empate sin goles frente a Croacia, los penaltis decidieron con un tanto final de panenka de Carvajal.

Estos han sido los precedentes en rondas finales, sin contar con la fase de clasificación de Rusia 2018 en la que España empezó a cavar la tumba de Italia para dejarla sin Mundial con un antológico 3-0 en el Bernabéu gracias a un Isco que quizá firmo el mejor partido de su carrera con Julen Lopetegui en el banquillo.