El Cemma aclara que "no fueron observadas nunca" interaccionando con los barcos pesqueros o veleros y que su carácter es "muy tranquilo y pacífico"