El 90% de las agrupaciones que integran el Partido Galeguista y la práctica totalidad de sus ediles reclamaron ayer la dimisión de la Executiva Nacional por pactar con una formación política "fantasma" para concurrir en las autonómicas del pasado 1 de marzo y "oculta información".

Los denunciantes explicaron que la dirección del Partido Galeguista se saltó el acuerdo de presentarse con Terra Galega a las autonómicas bajo la plataforma Máis Galicia y, en contra de lo votado en el Consello Galeguista, pactaron con el Partido Galeguista Centrista, una formación "fantasma".

Los críticos con esta decisión culpabilizan de forma directa a Manoel Soto y a Antonio Varela, ex coordinador xeral del PG y vicepresidente del partido, respectivamente. Además, Varela Álvarez había asumido las competencias de su jefe de filas, Manuel Suárez García, según relataron fuente del Partido Galeguista.