Los ayuntamientos no quieren que el Gobierno les discrimine si finalmente acuerdan ampliar a diez años el plazo del pago de la deuda de las comunidades. El alcalde de Ferrol y recién elegido presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), José Manuel Rey Varela (PP), apeló ayer al nuevo Gobierno de Rajoy a fijar el mismo plazo a comunidades y municipios para saldar la deuda con el Estado por las liquidaciones mal calculadas de los años 2008 y 2009.

"Parece razonable que si da más tiempo a las comunidades, también se nos dé a los ayuntamientos para paliar la situación financiera", reclamó Rey Varela, al tiempo que alertó del "grave" ahogo financiero en el que se encuentran en la actualidad los municipios, con cada vez más gastos que ingresos, amenazas de las empresas de servicios con dejar de prestar sus servicios por las facturas que arrastran desde hace meses e incluso de los proveedores con llevarles a los tribunales por los impagos. "La situación es muy gravosa porque a la devolución que tienen que hacer frente los ayuntamientos -argumentó el presidente de la Fegamp- se suma la reducción de ingresos".

Desde la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), su vicepresidente, Abel Caballero -regidor de Vigo-, reclamó ayer al futuro Gobierno de Mariano Rajoy que aplique "de forma inmediata" a los ayuntamientos españoles la ampliación de cinco a diez años del plazo para devolver su deuda con el Estado. "Es de sentido común. Si se plantea hacerlo con las comunidades, sería inadmisible, una discriminación en toda regla, que se dejase al margen a los municipios", asegura.

Caballero dice que en la primera reunión de la nueva directiva de la FEMP, que preside el alcalde de Sevilla, el popular Juan Ignacio Zoido, se decidió por unanimidad solicitarle esa ampliación al nuevo Ejecutivo. El regidor de Vigo mantiene que esta petición es compartida al "cien por cien" por los alcaldes del PP.