El Tribunal Supremo (TS) desestimó el recurso presentado por el PSOE contra el archivo de la causa contra el conselleiro de Medio Ambiente, Agustín Hernández, por presunta falsedad documental en la certificación de las obras de la variante de Lira (Salvaterra de Miño). De esta manera se confirma la resolución dictada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), que el pasado abril ya había decidido sobreseer la querella, pues si bien había detectado irregularidades, aclaraba que no había hallado indicios de delito en la actuación del conselleiro. Según Medio Ambiente, esto supone "dar carpetazo final" a la denuncia.

Agustín Hernández fue imputado, junto a otras tres personas, tras una querella del PSOE acusándolo de un delito de falsedad documental en la construcción de la variante de Lira cuando aún trabajaba para la Diputación de Pontevedra antes de convertirse en conselleiro. La finalización de esta obra fue certificada cuando solo estaba ejecutada en un 20%. La explicación que dieron los tres imputados es que se hizo así porque la Confederación Hidrográfica Miño-Sil se había demorado en la concesión de una licencia para talar unos árboles y que era una práctica habitual para evitar la pérdida de unas ayudas europeas. Las razones convencieron al TSXG, que sobreseyó la causa, pero reconoció que se habían cometido "algunas irregularidades administrativas". La resolución no convenció al PSOE que decidió recurrir al Supremo. El Ministerio fiscal del TS consideró, de hecho, que el auto del tribunal gallego fue un "error jurídico" y aseguró que Agustín Hernández "sin duda alguna" cometió un delito de falsedad documental. Sin embargo, a pesar de ello, ya advertía de que el recurso presentado por los socialistas tenía pocos visos de salir adelante por "razones jurídicas" puesto que en el procedimiento no se procesó a persona alguna. Aún así, el fiscal decidió pedir al Supremo que "decidiese sobre el fondo de la cuestión".

La decisión del TS, sin embargo, no varía la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza. Según argumenta el Supremo en su auto, la decisión del TSXG no admite recurso de casación y condena a los querellantes, es decir al PSOE, al pago de las costas procesales. Además, se apoya en "numerosos precedentes jurisdiccionales" para aclarar que el recurso "es un medio de impugnación de carácter extraordinario" y que en este caso no está justificado.