Los resultados de venta de centolla en las lonjas gallegas son prácticamente un calco de los obtenidos el año anterior. Desde el 1 de enero al 10 de diciembre de 2010 se comercializaron 217 toneladas de producto, por importe de 2,5 millones de euros. Y desde el 1 de enero de 2011 hasta ayer se vendieron 215 toneladas, por 2,2 millones de euros.

La diferencia más importante, de momento, se sitúa en el precio máximo, pues hasta ahora se pagó un tope de 39 euros por kilo, frente a los 48 euros que se pagaron en 2010. En la lonja de A Coruña se vendieron 46 toneladas, con una recaudación de 288.000 euros.