25 de septiembre de 2012
25.09.2012
40 Años
40 Años
Investigación judicial a cargos públicos

Prisión para el expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil

La abogada de Liñares se plantea reclamar a la Audiencia de Lugo su excarcelación

25.09.2012 | 02:00
Fernández Liñares trata de taparse el rostro a su llegada a los juzgados de Lugo. / eliseo trigo

La juez de instrucción de Lugo Pilar de Lara ordenó ayer el ingreso en prisión de Francisco Fernández Liñares, expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y exconcejal de Urbanismo y Economía de Lugo, el segundo de los detenidos en el marco de la operación Pokemon, que investiga una supuesta trama de corrupción en varios ayuntamientos gallegos, en ingresar en prisión. El auto de la magistrada fue firmado tras un interrogatorio que se prolongó durante diez horas a lo largo de la jornada de ayer.

De Lara dictó orden de prisión para una de las piezas clave de la investigación sobre una trama de pago de sobornos a cambio de adjudicaciones y contratos públicos en varios concellos -si bien la red podría extenderse fuera de la comunidad- y que desde ayer está en la prisión lucense de Monterroso, acusado de cohecho, tráfico de influencias y prevaricación en una causa sobre la que pesa el secreto de sumario.

La abogada del acusado, Reyes Costa, reconoció ayer en declaraciones a Efe que la juez titular del Juzgado de Instrucción número uno de Lugo, dictó un auto de prisión provisional "comunicada y sin fianza" para su cliente, que ahora estudia la posibilidad de presentar un recurso ante la Audiencia Provincial para reclamar su "excarcelación". "Mañana valoraremos qué hacer", declaró Costa.

"Respondió"

La letrada también aseguró que su defendido había respondido "a todo" lo que le preguntó De Lara durante el interrogatorio "de forma voluntaria" y que desea participar en el "esclarecimiento de los hechos" en una investigación en la que presuntamente ejerce un papel de "conseguidor" de contratos para la supuesta trama.

La investigación de la causa ha puesto uno de sus focos precisamente en la Confederación Hidrográfica Miño-Sil que presidía Liñares y que había adjudicado al grupo Vendex, supuesta firma clave en la trama, el servicio de limpieza de todas sus oficinas en la comunidad.

Durante el registro de la vivienda de Liñares, los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera se incautaron de una veintena de carpetas con documentación donde tratarán de aclarar la relación de Liñares con esta supuesta trama.

Su abogada aseguró tras la conclusión del interrogatorio que el expresidente de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil afrontaba con tranquilidad su situación. "Anímicamente está bien. Va a ingresar en la prisión de Monterroso y va tranquilo", manifestó antes de que un furgón policial lo trasladase desde las dependencias judiciales hasta el penal lucense.

Las pesquisas de la juez instructora de la operación Pokemon proseguirán durante la jornada de hoy, día para el que está previsto que presten declaración los dos últimos detenidos en el caso que todavía no lo han hecho desde que el operativo pusiese patas arriba la campaña electoral de las autonómicas la semana pasada. Se trata del responsable de la concesión del servicio de aparcamiento callejero ORA, Javier Reguera, y su socio en algunos de sus negocios, Manuel Santiso, propiedad de la empresa Sanle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia