23 de enero de 2013
23.01.2013

La crisis local del PP se agrava con el abandono de cinco ediles de Ames

Acusan al alcalde, Santiago Amor, de tomar decisiones de manera "unilateral" - La dirección provincial apela a la "unidad" y a exponer las "discrepancias" en los "foros internos"

23.01.2013 | 03:16
Reunión aye de la Junta de Portavoces en el Parlamento gallego. / xoán álvarez

Los díscolos mantendrán su acta de concejales pero descartan una moción de censura

La unidad de la que siempre hace gala el PP hace agua. La división interna en las corporaciones de Ames, Pontevedra y Santiago se ha cobrado los primeros abandonos. A la dimisión que formalizaron el lunes tres concejales de Pontevedra por discrepancias con su portavoz, le siguió ayer la renuncia a sus competencias aunque sin dejar la corporación ni el PP de cinco de los once ediles populares en Ames. Su decisión se produjo 24 horas después de que el alcalde, Santiago Amor, destituyese como teniente de alcalde de Ramón García Argibay, quien había encabezado el plante de seis ediles en un pleno municipal de la semana pasada por discrepancias con el regidor.

Pese a este abandono de sus responsabilidades en el gobierno local, el grupo de concejales díscolos del Concello de Ames descartan que vayan a "participar o proponer" una moción de censura para apartar de la Alcaldía a Amor, a quien acusan de imponer sus criterios de forma "unilateral" y "unipersonal". "Tenemos muy claro el sitio que ocupamos. Somos del PP y vamos a apoyar al gobierno local", garantizó el exteniente de alcalde, quien se erigió como portavoz de los seis concejales críticos con el regidor.

Para el alcalde de Ames, el único objetivo que persiguen los seis ediles que formalizaron su salida del gobierno local es que él "abandone la Alcaldía" para "poner a otra persona. Y además lamentó que no sigan el ejemplo de los tres ediles del PP que abandonaron el Consistorio de Pontevedra por discrepancias con el portavoz municipal, y entreguen sus actas. Pero su exnúmero dos, cesado el lunes, negó ayer "personalismos" o "intención de ocupar el sitio del alcalde". Preguntado en una rueda de prensa a la que acudieron unos treinta militantes del PP, el ya exteniente de alcalde dejó la puerta abierta a no mantener la disciplina de voto. "Nunca la rompimos", aseguró aunque cuestionado sobre seguirá siendo así respondió: "Puede".

Desde el PP provincial de A Coruña, su presidente, Carlos Negreira, hizo una llamada al orden. "Uno de los valores del partido es la unidad, las discrepancias deben debatirse en los foros internos", apeló el también alcalde de A Coruña en relación a la renuncia de cinco ediles del PP de Ames después de que el regidor destituyese el lunes al teniente de alcalde debido a la "pérdida de confianza".

"El alcalde está tomando las decisiones que entiende corresponden", defendió Negreira. Y por ello, quiso manifestar su apoyo a Amor, quien ya anunció que a lo largo de esta semana realizará una reordenación del gobierno local.

La crisis que vive el PP en Ames, Santiago o Pontevedra saltó ayer a la arena parlamentaria. Tras la reunión de la Junta de Portavoces, la oposición advirtió de que casos como estos revelan que no hay la "paz" que dice el líder de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo. Por su parte, el portavoz de AGE, Xosé Manuel Beiras, recurrió al esperpento de Ramón María del Valle Inclán para referirse a la situación del PP en concellos como los de Ames o Santiago. Mientras, el portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, defendió la "excepcionalidad" que representan estos municipios en los que se produjeron bajas. Estos casos, según destacó Puy, "no refleja lo que hace el PP donde gobierna", que "trabaja en unidad por el bien de los vecinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook