-¿Qué retos se marca en Galicia para este año?

-Nos marcamos seguir con la tendencia a la baja en la accidentalidad en nuestras carreteras.

-Esa tendencia, ¿permitirá quedar, por primera vez, por debajo de las 100 víctimas mortales?

-Podemos. En el primer semestre se registraron 46 fallecidos frente a 67 del año pasado.

-Los gallegos circulan a menos velocidad que hace años y los jóvenes interiorizan las campañas de la DGT sobre el consumo de alcohol al volante. ¿Qué conductas están resultando más difíciles de corregir?

-El alcohol parece que siempre lo identificamos con la población joven, pero el grueso de las alcoholemias positivas se da en el grupo de 39 a 45 años, la mayoría varones. Es más difícil trabajar con ellos porque, en general, hay una cultura del alcohol. Creen que no beben tanto; y no es así. Los jóvenes ya han vivido la educación vial en los colegios, pero a los mayores resulta más difícil transmitirles los consejos. Tenemos que seguir con las campañas informativas y la vigilancia en carretera. La sensación que nos aconseja la UE es que el ciudadano vea que los controles de alcoholemia le envuelven. Se puede hacer un control de alcoholemia cualquier día y a cualquier hora.

-La DGT se plantea elevar las multas por alcoholemia, ¿es la solución?

-Es una medida positiva. Las autopsias practicadas a conductores revelan que en casi la mitad de los siniestros el alcohol estaba detrás. Eso es grave como para traducirlo en la sanción correspondiente.

-¿Beben más los gallegos antes de ponerse al volante que en otras comunidades?

-No es una cuestión de beber más o menos. En Galicia tenemos una dispersión muy grande. A lo mejor en zonas de la Ribera del Duero o La Rioja pueden beber todo lo que quieran porque no necesitan desplazarse. Aquí la movilidad es más elevada por la dispersión. No creo que en Galicia bebamos más.

-Junto con el alcohol otra de las lacras de la accidentalidad en Galicia son los atropellos. ¿En dónde hay que incidir?

-Hay que seguir con las medidas en las que estamos trabajando. Sensibilizar al peatón informándole. A las personas mayores hay que transmitirles que deben llevar el chaleco por su seguridad. Los concellos, que conocen a su gente y saben por dónde se mueven, y la policía local, que también conoce sus itinerarios, deben dirigirse a esas personas y decirles que se pongan el chaleco para que puedan ser vistos por los conductores.

-La sanción al peatón, como en el caso de las alcoholemias al volante, ¿es una posible solución?

-Primero hay que educar, formar y aconsejar. La sanción no creo que sea la solución en este caso ya que las víctimas son mayores, de más de 75 años.

-¿La rebaja de 100 a 90 km/h en carreteras secundarias se traducirá en una reducción de accidentalidad en estas vías, donde se producen el 80% de los siniestros mortales?

-Habría que hacer un estudio por parte de los titulares de las vías para determinar cómo están esas carreteras convencionales y tratar de establecer velocidades más homogéneas. No puede haber tantas variaciones como tenemos en Galicia. Es tremendo... En algunas carreteras pierdes el norte y no sabes en qué tramo estás en cada momento. Por un lado tenemos la velocidad de planificación técnica de carretera, pero si hay unos márgenes se deben ajustar de una manera más homogénea. El ciudadano debe tener claro cuál es el límite. En el tramo interurbano vemos 80, 70, 50... Estas variaciones son mejorables.

-¿Eso implica una revisión de los límites al alza?

-En algún caso sería pasar de 60 a 70 km/h y en otro de 80 a 70. Se trata de establecer otros márgenes, pero más homogéneos. No quiero decir que se pueda correr más o menos sino que el ciudadano tenga claro que un tramo largo tiene una velocidad constante y que no se va a ver sometido a variaciones continuas.

-¿Se abusó del límite a 50 kilómetros por hora en tramos de travesías y cree que debería revisarse al alza la limitación?

-Sí, pero salvando los accesos a las poblaciones y cercanías donde haya viviendas.

-¿Va a plantear a Fomento y a Xunta la necesidad de revisar las limitaciones de velocidad?

-Cuando ya esté más asentada lo tendríamos que hacer porque es un problema que tenemos en Galicia. Esta variedad tan elevada de señalización cambiante confunde al conductor. Así somos más creíbles todos.