26 de enero de 2014
26.01.2014

Esta joya arquitectónica es una ruina

La comunidad gallega cuenta con casi una docena de Bienes de Interés Cultural que están abandonados, en ruina o en un estado de conservación lamentable

26.01.2014 | 03:27

La catedral de Santiago tiene goteras y presenta desconchados y humedades en sus techos y paredes. Los turistas se sorprenden de que haya cubos en el suelo que recojan la lluvia. La principal joya arquitectónica gallega está en mal estado de conservación; pero peor es el caso de otros once Bienes de Interés Cultural que se encuentran en situación de abandono. La asociación Hispania Nostra realiza desde hace siete años una lista roja con los monumentos que presentan un estado ruinoso

Galicia cuenta más de 700 joyas arquitectónicas que están catalogadas como Bienes de Interés Cultural (BIC). Entre ellas destacan el archivo y la biblioteca de la catedral de Santiago; el Hostal de los Reyes Católicos; el dolmen de Dombate; la colegiata de Santa María del Campo de A Coruña; los castillos de Andrade y Pambre, en Lugo; el castillo de Castro Candelas y el puente medieval, en Ourense; el pazo de Oca o el conjunto histórico de Cambados.

Todas ellas se encuentran en un estado de conservación aceptable. Entre los BIC también está la catedral de Santiago, que tras la sucesión de temporales de las últimas semanas ha empezado a chorrear agua en el interior de algunas zonas del templo debido a las lluvias y a su mal estado de conservación. Pero no solo la joya arquitectónica gallega tiene estos problemas. En la comunidad existe una docena de Bienes de Interés Cultural que está en un estado ruinoso, abandonado, sin protección y en un proceso de deterioro progresivo.

Esta docena de joyas forman parte de la Lista Roja de patrimonio en peligro que Hispania Nostra, la asociación que defiende el patrimonio español y cuya presidenta de honor es la reina Sofía, recopila desde hace siete años. Hispania Nostra nació en 1977 y su finalidad es "la defensa, salvaguarda y puesta en valor del patrimonio cultural español y su entorno".

Su vicepresidente, Carlos Morenés, asegura que esta lista no es una denuncia. "No queremos poner el dedo en el ojo de nadie. Lo que pretendemos es que se haga visible que una parte importante del patrimonio español está en abandono", defiende.

Por esta lista roja han pasado más de 500 joyas arquitectónicas. "Unas 50 han salido porque han sido rehabilitadas y 450 siguen. Porque esta lista es viva", explica Morenés.

En el listado de los 11 bienes gallegos en estado de abandono figuran cinco monasterios, dos iglesias, dos edificios, una torre y un dolmen. "Ruina progresiva por abandono"; "ruinoso y abandonado"; "dañado por la maleza"; "expuesto al expolio"; "abandonado y en dramático proceso de ruina". Estas son algunas de las valoraciones que realiza Hispania Nostra sobre los edificios ubicados en Galicia que están incluidos en la lista.

De la Basílica de la Asunción, en Santa Mariña de Aguasantas (Ourense), asegura que está en un estado "ruinoso y abandonado". "Dañado por la maleza. La cripta se encuentra abierta, sin ningún tipo de protección. Dentro de la misma se encuentran varias lápidas con motivos templarios hechos pedazos", concluye, al tiempo que destaca que está expuesta al expolio.

El dolmen de Moruxosa o Forno dos Mouros, en Toques, también está en un "progresivo deterioro por abandono". En la lista aparecen además cinco monasterios: San Paio (Ourense): "abandonado y en dramático proceso de ruina"; San Pelayo (Pontevedra): "en ruinas, abandonado"; Santa Comba de Naves (Ourense): "ruinas abandonadas y cubiertas de vegetación"; Santa María de Monfero (A Coruña): "degradación por abandono, invadido por la vegetación" y Bon Xesús de Trandeiras (Ourense): "iglesia conservada en buen estado, el resto del monasterio en total abandono".

Pero quizá el mayor ejemplo del estado de abandono de estos edificios es el sanatorio de Cesuras, un inmueble de estilo modernista proyectado entre 1922 y 1924. En la actualidad, según destaca Hispania Nostra, "el edificio se encuentra en un estado más que lamentable, conservándose únicamente la fachada exterior y los muros del interior".

Carlos Moranés destaca que en esta lista roja son todos los que están, pero no están todos los que son. "El patrimonio es una riqueza del país y con la crisis el deterioro de estos monumentos está siendo aún mayor", recuerda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook