16 de diciembre de 2014
16.12.2014
La Opinión de A Coruña

Interceptado un menor al volante a la entrada de Santiago con un adulto de copiloto

16.12.2014 | 01:20
Interceptado un menor al volante a la entrada de Santiago con un adulto de copiloto

Apenas una semana después de que un joven de 16 años fuese interceptado al volante en el corredor de O Morrazo porque su padre iba en estado de embriaguez, ayer se repitió un caso similar. Otro menor fue cazado a la entrada de la capital gallega acompañado de un hombre que le había prestado el vehículo.

Fuentes cercanas al caso explican que cuando los agentes que lo interceptaron le solicitaron al menor la documentación para que se identificase éste, con el objetivo de no ser descubierto, mostró el DNI de otra persona "de edad similar y con la que tenía un gran parecido físico". Pero finalmente se descubrió que no solo no era su documento de identidad sino que pertenecía a un familiar al que se lo había quitado sin su consentimiento. Las mismas fuentes señalan que además el vehículo en el que viajaban tanto el conductor como el hombre que se lo había prestado para que lo llevase no tenía seguro ni había pasado la ITV. Al menor se le imputan dos delitos: uno contra la seguridad vial por conducir sin tener licencia y otro por usurpación de estado civil al suplantar la identidad de otra persona.

En el caso registrado la semana pasada en el corredor de O Morrazo, el buenense Jesús Manuel G.M., de 41 años, dejó conducir a su hijo de 16 años debido a que él quintuplicaba la tasa de alcohol permitida. El hombre había recuperado en septiembre su permiso de conducción, pero a raíz de este suceso se lo quitaron de nuevo.

La Guardia Civil tramitó una denuncia por conducir ebrio y otra por dejar conducir a un menor. Según los agentes, este conductor tenía antecedentes por otros delitos contra la seguridad vial que ya le habían provocado la retirada del permiso. Mientras, su hijo tuvo que declarar ante la Fiscalía de Menores de Pontevedra imputado por un delito de conducir sin carné, el mismo al que se enfrenta el menor interceptado ayer a la entrada de Santiago.

En el caso registrado ayer en la ciudad compostelana la diferencias a mayores son la usurpación de identidad y que el vehículo no tenía ni carné ni había pasado la ITV. Un 20 % de los automóviles que circulan por las carreteras de la red viaria española no cuentan con la inspección correspondiente yotro 20 % de los que acuden a a la ITV, no la supera y sin embargo, los conductores no vuelven a revisarlos. Por otra parte, el sanción económica por circular sin seguro en el caso de un vehículo que requiere permiso de clase B alcanza los 1.500 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook