El patrullero de altura Alborán, del Ministerio de Defensa, regresó el domingo a su base en Cartagena tras participar en la campaña de inspección y vigilancia pesquera en los caladeros del Atlántico Norte, en la zona de Islandia, que se saldó con 17 inspecciones a buques rusos, noruegos, alemanes y españoles. El objetivo era controlar la pesquería de la "gallineta nórdica".