Volvería a colgar la toga para dedicarse a la actividad política ya que, de momento, la mochila "es más que llevable y la experiencia, muy positiva". Y es que Luís Villares, portavoz de En Marea en el Parlamento gallego, confía en el proyecto de confluencia y se ve capaz de ser "punto de encuentro" y "equilibrio" de sus distintas "patas", al tiempo que aboga por que el partido se dote de una nueva dirección de consenso.

En una entrevista con Europa Press, el exmagistrado asegura que ve posible generar la unión en torno a su figura, lo que no significa que "represente el cien por cien de cada una de las patas" de En Marea. "Y eso es lo que me permite representar el cien por cien del espíritu de la confluencia; que al final era que todos renunciemos a posiciones maximalistas para conseguir que todo el mundo se sienta representado en unos valores esenciales", añade. Villares aclara que, precisamente, el "valor" que él tenía "para mucha gente" en el marco de En Marea es que no llegó "condicionado al no tener una sensibilidad concreta de procedencia". Eso fue -indica- lo que hizo que le resultase "fácil" asumir el discurso del proyecto.

En el marco de un proceso de primarias para dotar a En Marea de una dirección definitiva -ahora está al frente una coordinadora provisional-, pese a las especulaciones, no hay ni habrá "ni cuotas ni escisiones". "En la primera fase, se constituirá el Consello das Mareas, un órgano colegiado que se ocupará de la dirección política; después este órgano escogerá una nueva coordinadora", señala. En cuanto a los plazos, apunta que la renovación de la dirección "estará hecha en enero a más tardar".

Sobre si la formación debería identificar un líder y si él estaría dispuesto a asumir este papel para evitar bicefalias dentro y fuera de la Cámara, respondió que, "más que hablar de líderes", prefiere "hablar de portavoces o de gente que coordine las acciones del órgano de dirección". A su juicio, lo que sería "deseable" es que "haya una lista de consenso", de forma que "todo el espacio de la confluencia esté representado". Villares evita aclarar si apoya que un mismo dirigente sea portavoz en la Cámara y lidere el partido fuera de ella, pero sí defiende que es "importante" que "se visibilice la unidad" y "una forma es esa", aunque "lo relevante es que haya unidad en la lista".

Sobre la posibilidad de difuminar otros proyectos políticos para el refuerzo de En Marea como partido, matiza que la denominación de este espacio como "instrumental" responde a la admisión de la "doble militancia" y a reconocer "autonomía política a las mareas municipales". "Eso significa que nunca En Marea como organización le va a marcar el paso a las mareas locales", insiste.